Al menos 85,000 millones de dólares en activos administrados por BlackRock están invertidos en compañías de carbón, según un nuevo informe, un año después de que el administrador de activos más grande del mundo se comprometiera a reducir drásticamente su exposición a los contaminadores.

Las políticas de BlackRock significan que todavía puede invertir en empresas que obtienen menos del 25% de sus ingresos del carbón, como Glencore, y sus productos de indexación lo dejan con una gran exposición a la industria, dijeron Reclaim Finance y Urgewald, grupos pro ambientalistas sin fines de lucro,  en un informe publicado el miércoles y dado a conocer por Business Insider.

Este nuevo informe se produce un año después de que Larry Fink, presidente ejecutivo de BlackRock dijera que el administrador de fondos tomaría una serie de medidas para ayudar a las empresas a abordar el cambio climático y beneficiarse de la transición de bajas emisiones de carbono.

Entre las medidas están las "inversiones existentes que presentan un alto riesgo relacionado con la sostenibilidad, como los productores de carbón térmico".

Sin embargo, Lara Cuvelier, defensora de las Inversiones Sostenibles en Reclaim Finance, acusó a BlackRock de "hacer un lavado verde". Cuvelier pidió al administrador de activos más grande del mundo, que administra alrededor de 8 billones de dólares en activos, que haga más.

“Es difícil ver el compromiso de sostenibilidad de Larry Fink como algo más que un lavado verde ", dijo Cuvelier.

"Si realmente quiere que BlackRock sea un líder climático en lugar de un paria del clima, debe comenzar a alinear palabras verdes con acciones verdes y dirigir el increíble poder financiero que tiene hacia un futuro sostenible. Después del año más caluroso registrado, el mínimo indispensable para BlackRock es dejar el carbón de una vez por todas ".

Según Business Insider BlackRock argumenta que ya ha dado pasos importantes, como la desinversión total de empresas que obtienen el 25% o más de sus ingresos del carbón térmico. También destaca que ofrece la cobertura más amplia de fondos ambientales, sociales y de gobierno corporativo del mercado y es transparente sobre qué empresas y sectores contienen sus índices.

Sin embargo, el informe destacó cómo las políticas climáticas de BlackRock significan que no tiene que desinvertir en empresas contaminantes con planes de expansión. BlackRock tiene inversiones por 24,000 millones de dólares en tales empresas, incluidas Sumitomo y KEPCO, según el informe.

Los ETF en los que invierte BlackRock tampoco están cubiertos por la póliza. Por ejemplo, el ETF que replica al FTSE 100 del Reino Unido, que está lleno de empresas mineras y energéticas, lo que requiere que las empresas de indexación inviertan en ciertas empresas que pueden ser grandes contaminantes.

termometro.economico@eleconomista.mx