Con el propósito de promover la cultura financiera e incentivar la participación de mexicanos en los mercados internacionales, BlackRock y la plataforma electrónica GBMhomebroker concretaron una alianza para operar fondos cotizados conocidos como Exchange Traded Funds (ETF) a través del mercado global de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

El acuerdo prevé que los interesados podrán colocar un límite de 100,000 pesos diarios y podrán exentar el pago de 0.25% de comisión por un lapso de tres meses.

Diego Ramos, director de Grupo Bursátil Mexicano (GBM), dijo que ante las bajas tasas de interés que se pagan en los mercados internacionales, los instrumentos de renta variable se han convertido en los favoritos de los inversionistas, lo que indica que existen amplias perspectivas para este segmento de los servicios financieros.

Samantha Ricciardi, directora ejecutiva de la administradora de fondos BlackRock México, comentó que los ETF garantizan un buen portafolio para sus compradores por su diversificación de activos y de regiones.

Hizo ver que los ETF referenciados al índice S&P 500 de Estados Unidos tuvieron un rendimiento de 30% el año pasado, mientras que los relacionados con la Bolsa de Japón tuvieron un repunte de 20 por ciento. En cambio, el ETF Naftrac referenciado a la BMV retrocedió el año pasado 2% en línea con el desempeño del mercado bursátil local.

Actualmente, existen 180 fondos cotizados en el mercado global de la BMV, que opera bajo el esquema del Sistema Internacional de Cotizaciones (SIC).

Los expertos manifestaron que los ETF constituyen un vehículo adecuado para las personas físicas que desean incursionar en los mercados financieros nacionales e internacionales en forma directa; sin embargo, en nuestro país todavía falta conocimiento sobre los instrumentos disponibles y su funcionamiento.

Hoy día, los fondos de inversión de México administran cerca de 110,000 millones de dólares, pero sólo 2% de ese monto se ha invertido a nivel internacional, lo cual habla del potencial que existe, comentó Ricciardi.

guadalupe.cadena@eleconomista.mx