BlackRock, uno de los administradores de activos más grandes del mundo, ve un panorama “con más incertidumbre, con condiciones financieras más restrictivas, por lo que hay que tener carteras más resistentes”.

Manuel Gutiérrez-Mellado, miembro del equipo de ventas de BlackRock en Iberia, presentó la estrategia de la compañía para el segundo trimestre. “Recomendamos reducir duraciones; una mayor preferencia por acciones y bonos de buena calidad y una mayor diversificación”, explicó.

La Bolsa es el activo que seguirá ofreciendo mayor rentabilidad, pero hay un cambio que llama la atención: para reducir el perfil de riesgo, BlackRock rebajó de peso la renta variable europea hasta infraponderar y la de Japón a neutral, mientras aconseja la Bolsa de Estados Unidos.

En renta fija, siguen las apuestas de corte defensivo. “Somos más positivos con Estados Unidos por el efecto positivo que tendrá en los resultados la reforma fiscal. En Europa, los beneficios empresariales serán más discretos y vemos más riesgos geopolíticos”, comentó Gutiérrez-Mellado.

Gestión a largo plazo

Para el directivo, lo importante será saber a qué van a destinar las empresas ese dinero.

“Hay que dejar de gestionar a corto plazo”, expuso.

Las empresas pueden optar por pagar más dividendo, recomprar acciones o reinvertir en el negocio para asegurar el futuro.

Respecto a España, el experto explicó que no le preocupa el cambio de gobierno, en particular en lo que se refiere al riesgo de romper el euro.

En cuanto a los mercados emergentes, esta firma es más positiva con Asia que con Latinoamérica. “Por fundamentales, sigue teniendo sentido invertir en emergentes”.

“En Bolsa, buscamos empresas sólidas, con buenos balances y con capacidad de subir la remuneración al accionista y, en renta fija, preferimos compañías con ratings crediticios elevados, preferimos investment grade (grado de inversión) a high yield (bono basura)”, dijo.

Diversificar es clave y, en este sentido, BlackRock apuesta por la inversión sostenible, con criterios financieros y extrafinancieros, “porque pensamos que las empresas que están prestando más atención a estos criterios van a estar en una mejor situación dentro de unos años”, destacó.

“Nos guiamos también por momentum, compañías que lo han hecho bien en los últimos trimestres y lo seguirán haciendo bien”, sostuvo.

Para aquellos que puedan acceder a los mercados privados, también aconsejan inversiones alternativas: activos reales (inmobiliario o infraestructuras) o crédito privado van a ayudar a construir carteras más resistentes.