Dentro de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) hay un potencial de 1,000 empresas que están en condiciones de solicitar algún tipo de financiamiento en el mercado bursátil local, estimó Francisco Javier Solares Alemán.

El secretario nacional del gremio consideró que es un buen momento para que las empresas constructoras del país volteen a ver a las opciones de financiamiento que ofrece la Bolsa de valores, con esquemas como la emisión de deuda o los llamados fideicomisos de inversión en bienes raíces.

“En la CMIC hay alrededor de 12,000 empresas y tenemos que entrar a la cultura del mercado bursátil (...) Debemos trabajar para que todas las empresas generalmente nacen familiares y tienen que irse formalizándose”, consideró en conferencia con motivo de la firma de un convenio con la Bolsa Institucional de Valores (Biva).

Puntualizó que el negocio de arrendamiento de vivienda está poco explotado y que a través de los fideicomisos inmobiliarios se puede lograr desarrollar este nicho.

Solares descartó que en el corto plazo alguna empresa esté en condiciones de hacer una Oferta Pública Inicial (OPI) en la Bolsa Institucional de Valores; sin embargo, reiteró que “de inmediato” ya hay varias compañías que pudieran solicitar financiamiento en esta primera etapa del convenio.

Sector relevante

En su oportunidad, la directora general de Biva, María Ariza, destacó que dada la relevancia del sector de la construcción en la economía del país, la Bolsa de valores es una llave para encontrar los esquemas que les ayude a fondear los distintos tipos de proyectos a través de instrumentos como Certificados de Capital de Desarrollo.

“El sector en este año ha pasado por problemas y es uno de los sectores con más potencial, por eso queremos estar más de cerca de las empresas”, dijo la directora general del centro bursátil.

El sector de la construcción en México registra una caída de 4.7% en lo que va del año; no obstante, el secretario nacional de la CMIC confió en que en el 2020 la actividad se recuperará por las medidas anunciadas por el gobierno federal para acelerar los contratos y proyectos de infraestructura.

“Consideramos que el próximo año podemos estar en condiciones de mejorar los números con los que cerraremos este año, porque ya se están sacando concursos para obras a ejecutarse en 2020”, confió Francisco Solares.

[email protected]