La directora general de la Bolsa Institucional de Valores (Biva), María Ariza, pidió generar incentivos para que inversionistas institucionales atiendan las necesidades de financiamiento de las pequeñas y medianas empresas del país, a través del mercado de valores.

“Creemos que es un juego que incluye un poco de política pública para impulsar a los inversionistas institucionales para hacer inversiones en este segmento. Definitivamente creemos que hay espacio para que ellos busquen oportunidades de inversión en este segmento que tiene crecimientos, inclusive, hasta más interesantes que empresas más grandes”, sostuvo.

Ariza añadió, en un reciente foro en la Ciudad de México, que cuando las empresas de tamaño medio llegan a Bolsa son poco bursátiles dada la baja demanda y liquidez en el mercado porque hay escasez de inversionistas.

“La demanda es un tema relevante y hay espacio para buscar mayores incentivos y mayor participación de los inversionistas institucionales —como las afores, aseguradoras, administradoras de fondos— y entre las pequeñas y medianas empresas”, consideró.

Baja cultura bursátil

La directiva explicó que la Bolsa necesita atraer también a inversionistas individuales (conocidos como retailers o la población en general) que en México es prácticamente inexistente.

Recordó que hay 250,000 cuentas de inversión en un país de más de 120 millones de habitantes, lo cual refleja la baja cultura y el poco interés por el mercado bursátil.

Reiteró que el mercado de valores es un nicho de oportunidad para que los inversionistas individuales generen patrimonio y encuentren mejores condiciones para su retiro o jubilación.

“Las afores hacen parte de ese trabajo, pero necesitan que nosotros también estemos pensando en el futuro. Hay oportunidades tanto para inversionistas institucionales como individuales por profundizar este mercado. Eso generará liquidez y cuando haya liquidez habrá más interés de emisoras”, consideró.

Ariza expuso que la penetración del mercado bursátil sigue siendo relativamente pequeña en proporción al tamaño de la economía de México que ocupa el número 15 en el mundo, y ocupa el número 40 entre las bolsas de valores del mundo.

judith.santiago@eleconomista.mx