El bitcoin se desplomó más de 12% el lunes, profundizando la caída de las últimas semanas en medio de una corriente vendedora generalizada de monedas digitales por una pérdida de confianza.

Un mayor escrutinio de los reguladores de Estados Unidos y el retraso del lanzamiento de los futuros del bitcoin son algunos de los factores que han acelerado la caída.

“Esas variables, junto a tibios fundamentos y reportes de una baja aceptación de las criptomonedas para pagos y otros servicios, han provocado una fuerte presión vendedora a la que se opone poca resistencia compradora”, dijo Aditya Das, analista de Brave New Coin, una empresa de información sobre mercados de activos codificados.

El bitcoin bajó a 3,519.94 dólares en el mercado Bitstamp, tras tocar un mínimo de 14 meses de 3,462.57 dólares. La caída fue de 12.6% en la sesión. Otras criptodivisas también se depreciaron. El ethereum cayó 7% y el XRP de Ripple cedió 5.6 por ciento.

La capitalización de mercado de las criptomonedas ha bajado cerca de 85%, a 122,300 millones de dólares, frente a 800,000 millones de dólares de enero.

El uso del bitcoin para compras comerciales se ha reducido drásticamente este año, a pesar de que ha comenzado a cumplir una de las características básicas de cualquier moneda de pago: la estabilidad.

El valor del bitcoin manejado por los principales procesadores de pagos se redujo en casi 80% en los últimos 12 meses (hasta septiembre), según datos de Chainalysis. Eso sugiere que a la criptomoneda le está costando ser una alternativa seria al dinero emitido por los estados.

Meses de relativa calma en los precios del bitcoin, después de los cambios bruscos registrados durante el último invierno, habían alimentado las esperanzas de que se ampliara su utilización para pagos, el cual era su objetivo declarado.

Pero su menor utilización como moneda de pago ha hecho que las grandes empresas en el campo de las criptomonedas se hayan lanzado a buscar infraestructuras tecnológicas mejores para alentar la utilización del bitcoin. “Tiene que haber un mínimo de estabilidad si se quiere convertir en otra forma de dinero”, expuso Joni Teves, estratega de UBS.

El bitcoin aún está sometido a grandes fluctuaciones en su precio, como muestra el fuerte desplome.