Grupo Bimbo obtuvo 10,000 millones de pesos con la emisión de certificados bursátiles que utilizará para pagar deuda y parte de la adquisición de la panificadora estadounidense East Balt Bakeries.

La emisora destinará 50% de los recursos para liquidar los certificados bursátiles con vencimiento el 3 de agosto del 2018, colocada a una tasa de 6.83 por ciento.

Otro 25% lo usará para hacer un pago parcial del crédito contratado por su subsidiaria Canada Bread Company, con vigencia al 27 de octubre del 2020. El restantes 25% será para financiar parte de la adquisición de East Balt.

La calificadora de riesgos Fitch Ratings consideró que el perfil de deuda de Bimbo es manejable, con vencimiento de 5,000 millones de pesos en el 2018 y de 17,000 millones de pesos para el 2020.

Su deuda es de 3,893 millones de dólares, de la que 93% se colocó a tasa fija. Tiene un plazo promedio de 7.8 años equivalente a 2.5 razón deuda neta/EBITDA; 62% de los pasivos está en dólares estadounidenses, 23% en moneda canadiense, 12% en pesos y 3% en euros.

“La posición de liquidez de Bimbo es amplia, tiene una generación positiva de flujo de efectivo, niveles de caja adecuados y líneas de crédito comprometidas disponibles por 2,500 millones de dólares que vencen en el 2021. Con los recursos provenientes de la emisión mejorará su perfil de vencimientos”, dijo Fitch.

Los recursos fueron a 10 años, con vencimiento al 24 de septiembre del 2027 y a una tasa de interés fija anual de 8.18 por ciento. Obtuvo las calificaciones a escala nacional de “mxAA+” y “AA+mex” por parte de S&P y Fitch, respectivamente.

La oferta de certificados bursátiles de la panificadora es la segunda que lleva a cabo como parte de un programa por 20,000 millones de pesos a un plazo de cinco años.

Fondeará East Balt Bakeries

Del monto total, 25,000 millones de pesos los usará para pagar la compra de East Balt Bakeries -cuya inversión fue de 650 millones de dólares-.

La compañía adquirida elabora productos de panificación  para restaurantes de comida rápida, como McDonald’s, Wendy’s, KFC, Burger King y Pizza Hut.

Con esta adquisición, en espera de ser autorizada, Bimbo agregará a su producción diaria actual 13 millones de productos de panificación, así como más de 10,000 puntos de venta alrededor del mundo. A la par, aumentará el número de sus plantas a 197 respecto a las 176 actuales y extenderá su presencia a ocho países.

East Balt tiene 21 plantas en 11 países de América, Europa, Asia y África. Sus ventas fueron por 420 millones de dólares, con crecimiento anual compuesto de 4.6% registrado en los últimos cuatro años.

Tiene 3.2% del mercado global

Grupo Bimbo es la panificadora más grande del mundo, con una participación en el mercado de 3.2%, mientras que los competidores más cercanos mantienen 2.3 y 1.3%; el restante 93.2% del mercado está dividido entre pequeños participantes.

La industria panificadora tiene un valor de 415,000 millones de dólares a escala mundial, de acuerdo con datos de la firma de investigación de mercado global IbisWorld.

Bimbo produce 49 millones de piezas al día en 176 plantas a través de 100 marcas que se distribuyen en más de 2.9 millones de puntos de venta en 24 países. Sus rutas equivalen a dar más de 90 vueltas diarias a la tierra.  Del total de marcas, cinco registraron ventas por más de 1,000 millones de dólares (Bimbo, Oroweat, Thomas, Marinela y Barcel) y dos superiores a 500 millones de dólares (Entenmann’s y Sara Lee), a junio pasado.

Ven presiones para Bimbo

Para Fitch, las operaciones de la compañía enfrentan desafíos relevantes, lo que presionará su rentabilidad, debido a la desaceleración en la economía mexicana; tendencias débiles en la industria de pan empacado en América del Norte, y mayores costos de materias primas por el aumento del dólar estadounidense.

No obstante, considera que el Grupo tiene ventajas competitivas por su diversificación geográfica, con 69 y 47% del total de sus ingresos y EBITDA fuera de México.

Para el cierre de año, Fitch estima que sus ingresos crecerían 10% frente al 2016, por la consolidación de sus adquisiciones, mayores volúmenes de venta en México y por la conversión cambiaria.

Por su parte, analistas de UBS coinciden en que Bimbo se enfrenta a un entorno complicado por la desaceleración del consumo en México prevista para los próximos trimestres de este año, así como por precios más competitivos en Estados Unidos.

“Para el resto de este año, esperamos ver en México la presión de los costos relacionados con el cambio de divisas (alrededor de 40% del costo de los productos vendidos en México)”, indicaron en un reporte.