El principal banco alemán, Deutsche Bank, anunció unas pérdidas netas de 3,200 millones de euros en el segundo trimestre tras el anuncio del mayor plan de reestructuración de su historia.

Sin las cargas excepcionales de 3,400 millones de euros, el grupo de Fráncfort habría registrado un beneficio neto de 231 millones de euros, un 43% menos que hace un año.

"Ya hemos tomado medidas importantes para poner en marcha nuestra estrategia y transformar Deutsche Bank. Esto también se refleja en nuestros resultados", dijo Christian Sewing, el director desde hace 15 meses, citado en un comunicado.

El grupo registró 6,200 millones de euros de ingresos en el tercer trimestre, una caída del 6%, conforme a las previsiones de los analistas interrogados por FactSet.

La caída más importante (-18%, hasta 2,900 millones de euros) fue en la banca de inversión, que llegó a ser la principal división del grupo y donde ahora se llevarán a cabo los principales recortes del plan de reestructuración.

Deutsche Bank tenía en junio 90,900 asalariados a tiempo completo. El plan de recortes incluye la salida de una quinta parte de sus efectivos.

El banco quiere reducir a medio plazo sus costes anuales en 6.000 millones de euros y recuperar la rentabilidad. El año pasado ya suprimió 6,000 puestos de trabajo.

Para el conjunto del año Deutsche Bank prevé una caída de sus ingresos globales y debería volver muy probablemente a números rojos.

erp