El grupo español Telefónica anunció una caída de sus ventas en el segundo trimestre a causa del fin de los gastos de itinerancia en Europa, aunque su beneficio aumentó gracias a una victoria judicial en un litigio fiscal en Brasil.

En los meses de abril a junio, las ventas del grupo de telecomunicaciones retrocedieron un 6.3% interanual, quedando en 12,144 millones de euros.

El beneficio en cambio subió un 10%, hasta los 902 millones de euros, según los resultados desvelados este jueves.

Los datos fueron bien recibidos en la bolsa de Madrid, donde poco después de la apertura, hacia las 07:20 GMT, la acción subía un 1.18% hasta los 7.46 euros.

Al igual que en el primer trimestre, las ventas sufrieron "el impacto negativo de la regulación", explica en su informe, refiriéndose al fin de los gastos de itinerancia de datos en Europa en junio de 2017.

Sin ese cambio regulatorio, las ventas habrían aumentado un 3.3%, según la empresa. En España, su primer mercado, el volumen de negocio se estancó en el segundo trimestre (+0.2 por ciento).

El grupo dirigido por José María Álvarez-Pallete explica también haber acusado el impacto de unos tipos de cambio desfavorables.

En cuanto al beneficio, el dato aumentó no obstante en el trimestre, gracias auna decisión judicial favorable a su filial en Brasil, su segundo mercado. Con esta decisión logró recuperar 855 millones de euros de parte de la administración fiscal local.

En el primer semestre, el grupo, que apuesta por el valor añadido de sus productos, vio también aumentar las ventas generadas por los abonos a la 4G (+31%) y la fibra óptica (+23%).

El grupo logró reducir ligeramente su voluminosa deuda financiera neta, considerada uno de sus principales problemas, a 43,593 millones de euros a fines de junio, frente a 43,900 millones a final de marzo.

Presente en 21 países, Telefónica tiene sus dos primeros mercados en España y Brasil. Está presente en casi toda América Latina, así como en Alemania y Reino Unido.

erp