El grupo petrolero español Repsol anunció este jueves un fuerte aumento de su beneficio en el segundo trimestre, gracias al incremento de los precios del petróleo y el gas.

El beneficio neto ajustado, considerado por el grupo como el indicador más significativo, aumentó un 23.4%, hasta 549 millones de euros.

La bolsa de Madrid recibió con frialdad el resultado, ya que la acción perdía un 1.25%, a 16.56 euros, hacia las 09:40 GMT.

Los "precios más elevados del crudo y del gas, así como los mayores volúmenes" explican el espectacular incremento de los beneficios de la rama de exploración y extracción ("upstream", en la jerga del sector), que subieron un 213% interanual en el segundo trimestre.

Por su lado, la producción de petróleo y gas aumentó alrededor de un 7 por ciento.

Los beneficios de la actividad de refino y procesamiento químico ("downstream") cayeron en cambio un 21 por ciento. En ello influyeron los menores márgenes y volúmenes tratados, y el coste de las obras de remodelación del complejo petroquímico de Sines (Portugal).

Repsol logró por otro lado reducir su deuda neta un 64% interanual, a unos 2,700 millones de euros, gracias a la venta de su participación del 20% en el grupo gasístico español Naturgy (ex Gas Natural), por un montante de 3,800 millones de euros.

erp