El segundo banco español por capitalización, BBVA, publicó este miércoles unos beneficios netos en 2015 de 2,642 millones de euros, frenados por los costes de integración de su filial turca, pero superiores a lo previsto por los analistas.

Estos resultados representan un alza de 0.9% respecto al beneficio neto de 2014, gracias principalmente a sus actividades en Estados Unidos, México y América del Sur excluyendo Venezuela, indicó BBVA en un comunicado.

NOTICIA: Bancomer, fundamental para BBVA: Francisco González

Los analistas interrogados por el proveedor de informaciones financieras Factset esperaban un retroceso de los beneficios, hasta 2.520 millones de euros, debido sobre todo a los costes ligados a la integración de la filial turca Turkiye Garanti Bankasi en las cuentas del banco.

En el tercer trimestre de 2015, el grupo español sufrió pérdidas netas de 1,060 millones de euros, lastrado por los costes de dicha integración.

Sin embargo, en el cuarto trimestre obtuvo un beneficio neto en alza de 36.43% a 940 millones, frente a los 836 millones esperados por los analistas.

En el conjunto del año, el producto neto bancario, correspondiente al valor agregado creado por el banco, aumentó un 8.7%, a 16,430 millones de euros.

BBVA explica haberse beneficiado en España de la integración de Catalunya Banc y de un retroceso de los créditos dudosos. La entidad obtuvo 554 millones de euros, "un incremento de casi 600 millones de euros al compararlo con el del cierre de 2014", tras la reactivación económica del país iniciada en 2014 y consolidada en 2015.

En Estados Unidos, su resultado atribuido, excluyendo las operaciones corporativas, aumentó un 25.4% a 537 millones de euros y en México un 9.1% a 2,090 millones de euros.

En América del Sur, excluyendo a Venezuela, el resultado atribuido creció 7.9%, situándose en 905 millones de euros.

NOTICIA: BBVA sale de la lista de bancos "too big to fail"

Su tasa de créditos dudosos, a menudo ligados a préstamos inmobiliarios susceptibles de no ser reembolsados, siguió retrocediendo, hasta 5.4% a finales de 2015, frente al 5.8% de finales de 2014, muy por debajo de la media del sector bancario español.

Su tasa de fondos propios duros, denominado "CET1 fully loaded", muy seguido por los analistas, fue de 10.3 por ciento. Este indicador mide la solidez de los fondos propios, es decir la capacidad del banco a hacer frente a una crisis.

erp