Los precios del petróleo cayeron el martes, lastrados por los temores a una desaceleración de la demanda, la apreciación del dólar y la mayor producción de crudo en Estados Unidos, factores que han sacudido la confianza de los inversores en la capacidad de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para equilibrar al mercado.

Los futuros del crudo Brent bajaron 1.2%, a 48.73 dólares por barril, mientras que los futuros del petróleo West Texas Intermediate de Estados Unidos cedieron 1.2%, a 45,88 dólares por barril.

Los precios representan el menor nivel de cierre de ambos contratos desde el 4 de mayo y el segundo más bajo desde el 29 de noviembre, el día previo al acuerdo para recortar el bombeo de la OPEP durante la primera mitad del 2017.

Datos semanales sobre producción e inventarios de crudo en EU y reportes mensuales sobre oferta y demanda de la OPEP y la Administración de Información de Energía esta semana deberían brindar un panorama más detallado de cuán rápido están cayendo los inventarios globales.

Los altos inventarios de gasolina en EU han provocado algunas preocupaciones sobre la demanda en ese país, mientras que las expectativas sobre el gasto del consumidor tocaron un mínimo de tres años el mes pasado y las ventas interanuales de vehículos han bajado cuatro meses consecutivos. A eso se suma una caída en la actividad manufacturera y en las importaciones de materias primas en China.

El lunes pasado, Arabia Saudita, líder de la OPEP, dijo que haría lo que sea necesario para equilibrar un mercado que ha sido presionado por el exceso de suministro por más de dos años.

Pese a que la OPEP ha cumplido con su promesa de reducir el bombeo, la producción en EU ha subido más de 10%desde mediados del 2016, a 9.3 millones de barriles por día, cerca del nivel de Rusia y Arabia Saudita.