La prima de riesgo continúa por encima de los 500 puntos en la primera sesión tras conocerse las nuevas ayudas públicas a Bankia. Además, su regreso al parqué lastra el comportamiento del Ibex que pierde casi 1%. Bankia ha llegado a registrar caídas cercanas al 20 por ciento.

La rueda de prensa ofrecida por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la primera en solitario desde que asumió su cargo, no ha servido para reanimar a los inversores.

El plan de saneamiento previsto para el sistema financiero está siendo un día más a ser examinado con lupa. Bankia centra todas las miradas después de que el viernes sacara a la luz un agujero de 19,000 millones de euros, cubierto con más dinero público.

Los títulos de la compañía regresan al parqué esta mañana después de que en la pasada sesión la entidad pidiera su suspensión a la CNMV. Las acciones de la compañía se desploman cerca del 20% y sus títulos se sitúan en los 1.25 euros, encabezando los recortes del sistema bancario.

Tras unas primeras horas dominadas por las ventas, el selectivo logró zafarse levemente antes de las palabras de Rajoy. La aquiescencia del BCE al rescate de Bankia amortiguó levemente el ataque, pero la presión ha vuetlo a subir.

La delicada situación del sistema financiero no solo se hace sentir en la renta variable sino que también se traslada al mercado de deuda, un buen termómetro para medir la confianza que despiertan las medidas emprendidas para mejorar la situación de las entidades y evitar con ello tener que recurrir al fondo de rescate. Esta opción ha sido desechada por el Ejecutivo en varias ocasiones, la última de ellas en la rueda de prensa celebrada entre el presidente francés y Mariano Rajoy. En aquella reunión, previa al Eurogrupo, Rajoy insistió en que el Gobierno no tiene en mente la petición de ningún tipo de ayuda a Europa.

Una vez finalizados los efectos de las subastas de liquidez emprendidas por el BCE, las tensiones de lo diferenciales se han recrudecido y España está siendo uno de los países más azotados por esta situación justo en un momento en que la huida de inversores extranjeros continúa estando latente. A la espera de una nueva intervención del regulador europeo para poner fin a la inestabilidad, la prima de riesgo española ha llegado a situarse en los 510 puntos con el bono español a 10 años en el 6,5%. La italiana por su parte, también es una de las damnificadas por la delicada situación del Viejo Continente y este lunes, día en que celebrará una subasta de bonos a dos años, abre en el entorno de los 430 puntos.

Fuera de nuestras fronteras Grecia continúa centrando la atención de la eurozona. Las noticias que se han conocido a lo largo de este fin de semana aportan algo de luz en el sombrío panorama. Después de semanas especulando con la posible salida del euro ante una inminente victoria de las fuerzas radicales contrarias al rescate, estos días los sondeos han desvelado que el partido Nueva Democracia podrían ganar los comicios del próximo 17 de junio. Esto permitiría a Atenas continuar la senda de las reformas.

En alianza informativa con CincoDías.com

apr