Los bancos que forman parte del  principal índice bursátil de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), el S&P/BMV IPC pasan por una mala racha.

En lo que va del año, las acciones de los seis grupos financieros del índice, BanBajío, Banco Santander México, Gentera, Banorte, Inbursa y Regional pierden entre 34 y 49% en la Bolsa.

Un mal panorama económico, así como una política monetaria más laxa, han provocado que estos seis bancos pierdan 298,276 millones de pesos en valor de capitalización bursátil en el 2020, pues su valor acumulado disminuyó 40.48%, de 736,757.54 millones de pesos, hasta 438,482.34 millones de pesos entre el 31 de diciembre de 2019 y su cierre de ayer.

La caída más fuerte es la de Gentera, matriz de la microfinanciera  Compartamos Banco, cuyas acciones han perdido este año 49.87% en el centro bursátil a 9.76 pesos por acción, seguida de Banco Santander México (-47.81%), Regional (-45.16%), Grupo Financiero Inbursa (-37.69%), Grupo Financiero Banorte (-37.02%) y Banco del Bajío (-34.10 por ciento), en comparación con el retroceso de 17.70% que tiene el IPC en el mismo periodo.

“En el sector bancario los inversionistas directamente están viendo un incremento de la morosidad, y no sólo bancos, también las sofipos y arrendadoras como Crédito Real, esto ya venía desde antes; la recesión económica en lo primero que se refleja es que la gente empieza a dejar de pagar sus créditos, no solo aquí, sino en todo el mundo, en Estados Unidos hay 1.9 millones de créditos hipotecarios que no se están pagando”, dijo Amin Vera, director de Análisis Económico de Black Wallstreet Capital.

Aumenta morosidad

Luis Alvarado, analista de Capitales de Banco Base abundó que los bancos listados en el centro bursátil concentran sus operaciones a nivel local, mercado que tiene muy mala perspectiva.

“Los ingresos de los bancos son impulsados por los rendimientos de la actividad económica y los mercados financieros, y a nivel local se tiene un pronóstico muy negativo sobre la economía mexicana y cuando peor le va, uno de los principales sectores en sentirlo es el bancario”, sostuvo.

Agregó que en un contexto de recesión no hay demanda por créditos pues se prioriza el ahorro, este factor estaría siendo ya descontado por los inversionistas.

“El mal desempeño de los títulos de los bancos en el año obedece al impacto que la contracción de la economía mexicana tendría en los números del sector. Este año los bancos no priorizarán el crecimiento en cartera y estarán más enfocados en cuidar la calidad de los activos”, manifestó Eduardo López Ponce, analista bursátil de Ve por Más, en una nota para inversionistas.

Expuso que las medidas de cuarentena para evitar  una mayor dispersión del Covid-19 han provocado la paralización de las actividades económicas, deteriorando la capacidad de pago de diversos sectores, que se refleja en una expansión de los índices de morosidad y afectaciones en la rentabilidad de los bancos. Sumado a esto, el Banco de México ha disminuido su tasa de referencia en cuatro ocasiones este año a un total de 175 puntos base, de 7.25 a 5.50 por ciento, lo que tiene impacto en lo que se paga a las instituciones financieras por créditos y financiamiento.

“El entorno de bajas tasas de interés también perjudicaría los ingresos de los bancos”, mencionó López.

Este deterioro, no es exclusivo de México, pues al ser un sector sensible a los vaivenes económicos, el desplome en el rendimiento por acción es prácticamente generalizado. “El ajuste de los bancos en México era de esperarse y no es nada más aquí, en Estados Unidos también el sector bancario se está hundiendo por lo mismo, ven una contracción económica, ven más morosidad, en general el sector bancario a nivel mundial está pasando un mal momento”, comentó Amin Vera.

El S&P Banks Select Industry Index, que engloba a 90 compañías financieras de la Bolsa de Nueva York, como bancos, bancos regionales, administradores de activos e hipotecarias, muestra un retroceso de 39.36% este año.

En desventaja

No obstante, el sector bancario mexicano está en desventaja ante sus pares estadounidenses, perdiendo atractivo entre los inversionistas, debido a los pocos estímulos gubernamentales y  las diferencias estrategias que han implementado los gobiernos federales.

“En EU la estrategia fue inyectar cantidades sin precedentes, incluso mayores a los de la recesión del 2008, y junto con esto la Fed aumentó la liquidez de manera nunca antes vista, lo que lubrica el sistema financiero, en ese sentido, si diría que están mejor posicionados los bancos estadounidenses”, aclaró Vera.

[email protected]