La pandemia de coronavirus hizo caer las ganancias de los mayores bancos de Estados Unidos en el segundo trimestre, según resultados divulgados este martes que muestran provisiones de miles de millones de dólares para cubrirse de impagos de sus clientes.

JPMorgan Chase, el mayor banco estadounidense, anunció un desplome de más del 50% de su utilidad neta en el primer semestre del 2020, principalmente porque la compañía aumentó en 8,900 millones de dólares las reservas para contrarrestar posibles impagos.

Las ganancias de la firma cayeron 51% sobre igual período del año pasado, a 4,700 millones de dólares, a pesar de que los ingresos aumentaron 15%, hasta los 33,800 millones, gracias a la banca de inversión y correduría, según informó la empresa en un comunicado.

El banco espera una reactivación económica en el segundo semestre pero “más extendida de lo previsto”, indicó su directora financiera, Jennifer Piepszak.

La ejecutiva dijo que los pasados fueron los “meses fáciles”, toda vez que empresas y hogares recibieron apoyo financiero del gobierno, pero los que vienen “serán mucho más difíciles”, vaticinó en una conferencia telefónica con periodistas.

De su lado, Wells Fargo registró una pérdida neta de 2,400 millones de dólares en el segundo trimestre después de reservar 8,400 millones para protegerse ante un eventual empeoramiento de la situación debido a la pandemia.

Para ahorrar efectivo, el banco también anunció que reducirá los dividendos que paga por acción, de 51 centavos en el segundo semestre a 41 centavos en el tercero.

“Pensamos que la duración y severidad de la crisis económica aumentaron considerablemente con relación a lo que preveíamos en el trimestre anterior”, expresó Charlie Scharf, director general de Wells Fargo.

Por su parte, Citigroup anunció que  su utilidad se desplomó en el segundo trimestre, al igual que otros bancos debido a los 7,900 millones de dólares que la compañía reservó para enfrentar eventuales impagos de sus clientes.

El grupo obtuvo una ganancia de 1,300 millones de dólares, 73% menos que en el segundo trimestre del año pasado. Pero las ganancias por acción y excluyendo elementos excepcionales, es de 50 centavos, mejor de lo esperado por los analistas (28 centavos).

Citigroup vio subir su facturación en un 5%, hasta los 19,800 millones de dólares, ya que gracias al aumento de sus actividades de inversión y correduría compensó la disminución en la facturación de su banca minorista.

Facturación récord

Si bien la actividad de banca minorista se vio afectada en un contexto de fuerte alza del desempleo que rozó el 15% en abril, bancos como JPMorgan Chase o Citigroup compensaron la caída con sus actividades de banca de inversión y corretaje.

Impulsados por la fuerte volatilidad que sacudió a los mercados financieros desde inicios de año y por las enormes sumas de dinero inyectados en la economía por el banco central estadounidense, los ingresos por actividades especulaivas se dispararon 79% para JPMorgan Chase y en el caso de Citigroup 68 por ciento.