El nuevo movimiento alcista de la Reserva Federal (Fed) —en su tasa de interés— puede restar apetito en el mercado de renta variable, además de pesar en ventas y utilidades de las compañías.

El aumento en 25 puntos base, por parte de la Fed, puede resultar en un ajuste en el mercado accionario, dijo Carlos González, director de Análisis de Monex.

Lo anterior, como consecuencia de un costo de oportunidad más alto; además puede provocar un menor consumo de los productos que ofrecen las empresas con cargo a sus utilidades.

“El mercado de deuda siempre llega a afectar la renta variable. Las empresas que tengan deuda en dólares —que son la mayoría— y las tasas más elevadas obligan a las compañías a elevar sus cupones de bonos corporativos”, explicó Rodrigo Alfaro, director de Estrategia de CMD Trader y CM Derivados.

Uno de los catalizadores para mejorar el atractivo en las emisoras es un recorte en las tasas de interés, mismas que el directivo de Monex consideró como poco visibles.

De momento, los resultados financieros de las empresas para el segundo trimestre del año lucen complejos. Hacia el tercer y cuarto, los reportes pueden mejorar, dijo Carlos González.

El miércoles, la Fed subió su tasa 25 puntos base a un rango de 1.75 a 2 por ciento.  El pronóstico de analistas es que el banco central eleve cuatro veces su tasa en el año; de cumplirse será la primera vez desde el 2006 que se hagan cuatro aumentos en un mismo año.

A la par de la Fed, el Banco de México mantiene una política restrictiva; ubica su tasa de referencia en 7.50%, su nivel más alto desde inicios del 2009.

Futuro, incierto

Al menos tres temas que seguirán presionando a la renta variable mexicana en el corto plazo: el asunto de los aranceles, la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, y las elecciones presidenciales del 1 de julio, dijo Cipactli Jiménez, analista bursátil.

“En lo financiero no mejora mucho el panorama. Las empresas mexicanas tienen el reto de convencer al mercado de ser rentables en el corto plazo a pesar del contexto del país; es algo que no han logrado los últimos tres años”, agregó Jiménez.


valores@eleconomista.mx