Los bancos centrales de Asia se roban las miradas de los economistas la mañana de este miércoles. Los emisores de India, Tailandia y Nueva Zelanda realizaron inesperados recortes a sus tasas de interés, en respuesta a las señales de desaceleración económica y alineándose con la tendencia global.

En el caso de Tailandia, se trata del primer recorte de tipo en cuatro años, y las bajas fueron mayores a las esperadas en los otros dos países. El dólar australiano también reaccionó a los anuncios y cayó a su menor nivel en 10 años respecto a su par estadounidense, ante las expectativas de que el banco central de ese país adopte una medida similar.

La sorpresa de Tailandia

El ente emisor tailandés tomó la decisión basándose en que ahora espera que la economía creciera a un ritmo más lento de lo previsto, debido a una caída de las exportaciones, menor inflación y desaceleración de la demanda doméstica.

En su reunión de política monetaria aplicó un recorte de 0.25 puntos porcentuales, desde un 1.75% a un 1.50 por ciento. Los analistas esperaban que no hubiese cambio, considerando las preocupaciones de las autoridades de que menores tasas de préstamos puedan impulsar aún más los préstamos de consumo en el reino.

El baht tailandés ha sido la moneda de mejor desempeño de Asia en 2019, aumentando en más del 5% frente al dólar en el año hasta la fecha, y perjudicando tanto las exportaciones como las llegadas a la industria turística más importante del país, que se ha estancado desde agosto de 2018.

India, por cuarta vez

El Banco de la Reserva de la India también redujo las tasas por cuarta vez este año mientras el gobierno del primer ministro Narendra Modi lucha contra una desaceleración económica cada vez más profunda. El recorte fue de 35 puntos, 10 puntos por encima de lo esperado, ubicando la tasa de referencia en el nivel más bajo en casi una década, hasta el 5.4 por ciento.

"La actividad económica interna continúa siendo débil, con la desaceleración mundial y la escalada de tensiones comerciales que plantean riesgos a la baja", dijo el banco en un comunicado sobre la decisión, mientras señalaba que podrían producirse más recortes de tasas. "La perspectiva benigna de la inflación proporciona margen para la acción política para cerrar la brecha negativa del producto", añadió.

Nueva Zelandia se suma

Por su parte, el banco central de Nueva Zelanda redujo agresivamente su tasa de referencia a un mínimo histórico, lo que provocó una fuerte caída de la moneda local en medio de reportes de desaceleración del crecimiento por las tensiones comerciales.

El comité de política monetaria de la entidad tomó por sorpresa a los mercados al reducir su tasa oficial en 50 puntos base a 1 por ciento. El mercado esperaba un recorte de 25 puntos, tras la baja de ese puntaje aplicada en su reunión de mayo. El dólar neozelandés se vendió tras el anuncio, cayendo hasta un 2.1% frente al dólar estadounidense, o su nivel más bajo desde enero de 2016.