El Banco central turco subió este miércoles su principal tasa de interés en 300 puntos base para fortalecer a la lira turca, después de que ésta hubiera perdido 3.5% frente al dólar.

Tras una reunión de emergencia de su comité de política monetaria, el Banco anunció una subida de la tasa de liquidez tardía (late liquidity window) del 13.5% al 16.5 por ciento.

Rápidamente la lira turca remontó un 2.1% frente al dólar. Tras cotizar a 4.92 por un dólar, subió a 4.60 tras el anuncio del Banco central.

En un mes la moneda turca había perdido un 18.33% de su valor y más de un 33% en el último año.

Los expertos habían advertido de los riesgos que corre la economía turca, en un contexto de fuerte crecimiento, una inflación galopante y un importante déficit público.

En su comunicado, el Banco central explicó que está dispuesto a utilizar "todos los instrumentos" a su alcance para garantizar la estabilidad de los precios.

El viceprimer ministro, Mehmet Simsek, expresó públicamente su "apoyo" ante la subida de la tasa.

"El gobernador del Banco central y los miembros del comité de política monetaria tienen todo mi apoyo para frenar el declive de la lira y alcanzar la estabilidad de los precios", tuiteó.