El banco central de Canadá decidió este miércoles mantener en 1.75% su tasa de interés referencial, tras advertir que “el crecimiento [económico] enfrenta vientos en contra”.

La entidad monetaria, que en octubre subió de 1.50% a 1.75% la tasa, explicó que una nueva revisión dependerá de “la evolución del gasto de los hogares, los mercados del petróleo y las políticas comerciales mundiales”, especialmente de las negociaciones comerciales entre Washington y Pekin.

“Los datos recientes llevan a creer que la ralentización de la economía mundial fue más pronunciada y más generalizada que lo que el banco había previsto”, destacó la entidad.

Tras el anuncio, el dólar canadiense opera a la baja contra el estadounidense. Previo a la noticia, la paridad se mantenía en 1.3377 dólares canadienses por unidad del estadounidense. Sólo 15 minutos después, se movió a 1.3436 unidades.

Con un valor de cambio de 1.3434 dólares canadienses por billete verde, el par se encuentra en su peor nivel desde el pasado 3 de enero.

La decisión del banco central de Canadá se da en un contexto de desaceleración de la economía global. La reserva Federal (Fed) estadounidense mantiene una postura de paciencia respecto a su tasa, ante los pronósticos económicos negativos.