Las reducciones en la nota de riesgo por parte de las calificadoras Fitch Ratings y Moody’s sobre la deuda soberana del país y de Pemex, con las amenazas lanzadas el 30 de mayo pasado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el tema de los aranceles, provocaron que la moneda mexicana sufriera un importante retroceso en los primeros días de junio, llegando a depreciarse hasta más de 50 centavos.

De acuerdo con el equipo de análisis de Sura Asset Management México, la intimidación del mandatario estadounidense hacia las exportaciones mexicanas logró una afectación en el corto plazo, debido al nerviosismo que generó entre los inversionistas, tanto mexicanos como extranjeros.

“En caso de que Trump cumpla con sus amenazas e imponga aranceles a los productos mexicanos de hasta 25%, pondría en riesgo la ratificación del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Canadá y México, lo que traería como consecuencia un deterioro de las finanzas públicas, además de que las agencias calificadoras continuarían con la revisión negativa de la nota soberana, la desaceleración a nivel global se intensificaría y nuestra moneda podría alcanzar 20 pesos”, advirtieron.

Aunque el pasado viernes se anunció que dichos aranceles ya no serían aplicados tras el acuerdo migratorio que se alcanzó entre ambos países, el presidente Trump reitera sus amenazas.

En una serie de tuits, expresó que “si por alguna razón desconocida” tal cooperación falla, “siempre podemos volver a nuestra posición anterior, muy rentable, de tarifas”.

Sura Asset Management detalló que para que el peso recobre fuerza se requiere tener mayor certeza sobre el acuerdo migratorio alcanzado, que se logre una tregua en la guerra comercial entre EU y China, que la desaceleración global no sea tan profunda y que los bancos centrales trabajen para incentivar el crecimiento en las diferentes regiones, además de que las expectativas de crecimiento comiencen a mejorar a través de la implementación de políticas públicas responsables. “El diferencial positivo que nuestras tasas de interés presenta contra las de otras economías emergentes jugará a favor de nuestra moneda”, refirió.

Crecimiento

Por su parte, Alejandro Saldaña, gerente de Análisis Económico en Ve por Más (BX+), coincidió en que si bien hemos pasado por diferentes noticias que afectaron al peso mexicano, la amenaza de imponer aranceles es el principal catalizador de dicha devaluación.

“Que nos pongan restricciones en el comercio con EU al ser el nuestro principal socio podría implicar que se retrase más la ratificación del T-MEC, lo que podría impactar, incluso en el crecimiento del país”.

Asimismo, dijo que la próxima reunión del G20 que se llevará a cabo en Japón, era un buen momento para que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, tuviera un mejor acercamiento con el mandatario estadounidense para del tema. Sin embargo, como anunció que no asistirá se pierde esa oportunidad de dar mayor tranquilidad a los mercados.

“El tema del G20 es importante porque se pierde una oportunidad para acercarse con el presidente Trump en otro nivel, además de que se pierde la oportunidad de tener un acercamiento con otras naciones para incrementar y diversificar el comercio”, aseguró.

Finalmente, sobre la tasa de interés, Saldaña prevé que Banco de México continúe manteniéndola en 8.25%, pero si persiste la depreciación del tipo de cambio y vemos que esto empieza a permear en los precios del consumidor, no descartan que aumente a 8.50 por ciento.

[email protected]