Esta semana comienza en España la temporada de resultados al cuarto trimestre del 2019, la cual es inaugurada por los bancos que cotizan en Bolsa.

Santander publicará sus cifras el 29 de este mes, y a falta de poco más de una semana, los analistas de Jefferies se muestran escépticos sobre la capacidad de alza en Bolsa del grupo bancario.

La firma de inversión con sede en Nueva York revisó a la baja las estimaciones que anunció el pasado 1 de noviembre, cuando situó el precio objetivo de Santander en 3.60 euros por acción, en línea con la cotización que registraba entonces el banco (3.59 euros).

Menos de tres meses después, la firma estadounidense ajusta 8% a la baja su valoración de Santander, desde 3.60 hasta 3.30 euros por acción. Este nuevo precio objetivo supone un potencial bajista de 10% respecto al cierre de la semana pasada, y regresar a sus mínimos de agosto.

La revisión a la baja en su valoración se produce en paralelo a un recorte de 5% en sus previsiones de utilidades para el 2020, y de 7% para el 2021.

Según Jefferies, la posición de capital de Santander seguirá siendo un lastre para la entidad, hasta el punto de pronosticar ganancias 13% inferiores en el 2021 al consenso del mercado.

Santander, como los otros cinco bancos del Ibex, finalizaron la semana pasada con un balance negativo en el inicio del año. En el 2019, el banco se quedó rezagado con descensos de 6 por ciento.

Las perspectivas bajistas que barajan los analistas de Jefferies contrastan con el potencial alcista próximo a 20% que otorga el consenso del mercado a Santander. El conjunto de los analistas consultados por Reuters sitúa el precio objetivo medio del banco en 4.39 euros por acción.

Previsiones de resultados

A poco más de una semana para la presentación de los resultados de Santander del cuarto trimestre del 2019, el mercado anticipa una caída próxima a 8% en el beneficio neto atribuido del grupo, hasta 1,863 millones de euros por el aumento de las provisiones y de los ajustes por el deterioro de activos.

El consenso del mercado augura a su vez un descenso de 2% en el margen de intereses, hasta 8,870 millones de euros.

Los analistas de Renta 4 se muestran más optimistas. Prevén un leve incremento de 0.4%, en el margen de interés, hasta 9,095 millones de euros, y consideran que las “plusvalías compensarán mayores provisiones y debilidad de ingresos”, hasta el punto de que el beneficio neto podría aumentar 3%, al alcanzar 2,081 millones de euros.

Según el consenso del mercado, España supondría el principal lastre, por mercados, en las cuentas de Santander correspondientes al cuarto trimestre del 2019, mientras que las mayores tasas de crecimiento se registrarían en Polonia y México.

Ayer, las acciones de banco Santander cayeron 1.18%, a 3.63 euros cada una en la Bolsa de Madrid.