Los inventarios de crudo en Estados Unidos cayeron por cuarta semana consecutiva, retrocediendo casi 4.4 millones de barriles por menos importaciones, mientras que las existencias de gasolina bajaron inesperadamente.

Un reporte de este miércoles de la gubernamental Administración de Información de Energía (EIA por su sigla en inglés) informó que las existencias comerciales de crudo cayeron a 359.47 millones de barriles en la semana del 24 de junio. Los analistas habían proyectado un retroceso de 1.4 millones.

En tanto, las importaciones semanales de crudo cayeron 271,000 barriles por día, a 8.84 millones de bpd.

"Es alcista, realmente no era lo que esperaba. Hemos tenido alza tras alza en los primeros cinco meses del año. Esto es un poco sorpresivo para el mercado", dijo Richard Ilczyszyn, estratega de Lind-Waldock.

Los inventarios de gasolina bajaron inesperadamente en 1.43 millones de barriles, a 213.17 millones de barriles, frente a las estimaciones de un incremento de 600,000 barriles.

La caída se produjo debido a una baja en la utilización de refinerías desde los máximos en 10 meses que alcanzó la semana pasada. La tasa cayó 1.1 puntos porcentuales, a 88.1% de la capacidad. Los analistas habían proyectado un incremento de 0.1 puntos porcentuales.

En tanto, las existencias de destilados, que incluyen combustible para calefacción y diésel, subieron 258,000 barriles, a 142.25 millones de barriles. Los analistas estimaron un incremento de 1.0 millón de barriles.

Las existencias en Cushing, Oklahoma, el punto de entrega de los contratos estadounidenses, cayeron 542,000 barriles, a 37.49 millones de barriles.

El martes, el Instituto Americano del Petróleo (API), un grupo privado de la industria, reportó un declive mayor al esperado de 2.7 millones de barriles en las existencias de crudo, una baja de 91,000 barriles para las de gasolina y un retroceso de 945,000 barriles para las de destilados.

Analistas dijeron que los planes de liberar 30 millones de barriles de petróleo de las reservas estratégicas de Estados Unidos en el próximo mes contribuiría a que las importaciones continúen retrocediendo en las próximas semanas.

La semana pasada, la Agencia Internacional de Energía anunció la liberación de 60 millones de barriles de crudo y derivados durante el próximo mes, en respuesta a la falta de producción de Libia, afectada por una guerra civil, y para dar algo de impulso a la frágil economía mundial.