Los inventarios de crudo cayeron en la semana pasada por un incremento en la utilización de refinerías a su mayor nivel en diez meses, informó el miércoles la gubernamental Administración de Información de Energía (EIA por su sigla en inglés).

Las existencias de crudo disminuyeron en 1.71 millones de barriles, a 363.84 millones, en la semana al 17 de junio, frente a previsiones de analistas de una caída de 1.4 millones de barriles.

La utilización de refinerías aumentó 3.1 puntos porcentuales, a 89.2% de la capacidad, comparado con expectativas de analistas de un incremento de 0.5 puntos porcentuales.

El incremento en el procesamiento de crudo alentó el descenso en los inventarios, a pesar de un fuerte aumento en las importaciones de crudo estadounidenses de 511,000 bpd, a 9.11 millones de bpd.

Los inventarios de gasolina bajaron sorpresivamente en 464,000 barriles, a 214.6 millones de barriles, en contra de las estimaciones de un incremento de 1.0 millón de barriles.

En tanto, las existencias de destilados, que incluyen combustible para calefacción y diésel, subieron 1.17 millones de barriles, a 141.99 millones de barriles. Los analistas estimaron un incremento de 600,000 barriles.

Las cifras de la EIA mostraron que la demanda de gasolina en Estados Unidos aumentó en las últimas cuatro semanas, en promedio, en 0.9% respecto a igual periodo en el 2010.

En tanto, las reservas en Cushing, Oklahoma, el punto de entrega de los contratos estadounidenses, crecieron 273,000 barriles, a 38.04 millones de barriles.

El martes, el grupo industrial Instituto Americano del Petróleo (API) informó que las existencias de crudo cayeron en 81,000 barriles en la semana pasada.