Los inventarios de crudo en Estados Unidos cayeron inesperadamente la semana pasada, mientras que los de gasolina crecieron, informó este miércoles la gubernamental Administración de Información de Energía (EIA por su sigla en inglés).

Según la EIA, las existencias de crudo bajaron en 15,000 barriles, a 370.31 millones, frente a previsiones de analistas de un aumento de 1.0 millón de barriles.

Los inventarios de gasolina crecieron en 119,000 barriles frente a estimaciones de un incremento de 800,000 barriles.

En tanto, las existencias de destilados, que incluyen combustible para calefacción y diésel, bajaron 1.16 millones de barriles frente a pronósticos de un incremento de 700,000 barriles.