Temores a una profundización en la desaceleración económica, así como un aumento en la tensión comercial entre Estados Unidos y China juegan en contra del mercado de capitales mexicano.

Tras la entrega de una débil temporada de reportes corporativos de las emisoras listadas en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), analistas comenzaron a recortar sus pronósticos para el S&P/BMV IPC.

Monex redujo su estimado para el referente mexicano en 6.2%, de 48,500 a 45,550 puntos, en tanto que CIBanco hizo lo propio en 3.4%, para prever un nivel de 44,900 puntos, desde 46,500 previos.

El área de análisis de Ve por Más (BX+) realizará un ajuste a la baja, según adelantó Juan Rich, director de Análisis Económico y Bursátil de la entidad, sin revelar el nuevo pronóstico.

“La percepción de que esta situación en China y EU pegue en la economía mundial, a quien lastima principalmente es a la BMV”, dijo Jorge Gordillo, director de Análisis y Estrategia de CIBanco.

“Después de conocer las cifras al II Trim 19, cuyos resultados calificamos como débiles, aunque en línea con nuestros estimados, estamos revisando a la baja nuestro pronóstico del IPC para finales de este año”, dijo en una nota para inversionistas Carlos González Tabares, director de Análisis y Estrategia de Monex.

El IPC, que engloba a las 35 firmas más bursátiles del mercado de renta variable mexicano, actualmente cotiza 2.9% por debajo de su nivel de cierre del 2018, a 41,640.27 puntos, considerando los 40,421.28 enteros con que finalizó el viernes pasado.

Ligera recuperación

El principal indicador de la BMV terminó la semana con avance de 1.11%, tras cuatro semanas de pérdidas, desligándose del desempeño de los mercados en EU, que cerraron con pérdidas.

“El comportamiento contrario al resto de los mercados se debe principalmente a una corrección al alza, después de que en las últimas cuatro semanas el índice había borrado más de 10% de su capitalización de mercado, pasando de niveles por arriba de 44,000 puntos, a 39,500 puntos al cierre del lunes 5 de agosto. Este movimiento es consistente con lo que se ha observado desde el 2014, con una corrección rápida cuando el índice cayó por debajo de 40,000 enteros”, explicó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Bursátil de Banco Base.

Dijo que durante la semana que terminó, el Dow Jones registró una pérdida de 0.75%, ubicándose en 26,287.44 puntos, y los índices S&P 500 y NASDAQ retrocedieron a tasas semanales de 0.46 y 0.56%, a niveles de 2,918.65 y 7,959.14 unidades, respectivamente.

“Al interior del S&P 500, los sectores más sensibles al crecimiento económico global y de China impulsaron al índice a cerrar con un balance negativo, con caídas de los sectores energético (-2.22%), financiero (-1.67%) y tecnológico (-0.81 por ciento). En lo que va del año, el S&P 500 ha ganado 16.43%, mientras que el NASDAQ opera con un avance de 19.95%”, agregó.

Durante la semana, el mercado de capitales se afectó por la escalada en las tensiones comerciales entre EU y China, ante la amenaza del presidente Donald Trump de tasar en 10% 300,000 millones de dólares de importaciones chinas, y la consecuente depreciación del yuan a niveles por encima de 7 yuanes por dólar, niveles no vistos en una década, que sembró temor ante una potencial guerra de divisas.

Tensa calma

Estos factores seguirán provocando volatilidad en los siguientes días, según analistas. “Si mañana dice algo Trump otra vez, se vuelven a caer las bolsas. Ante cualquier noticia o comentario negativo, el mercado reacciona”, advirtió Jorge Gordillo, director de Análisis Económico y Bursátil de CIBanco.

No obstante, tras la fuerte caída de la semana pasada, hay espacio para un rebote. “El mercado va a recuperarse en los siguientes días, aunque tal vez no a niveles de principio de la semana pasada”, manifestó Gordillo.

[email protected]