Los precios del oro se estabilizaron el jueves, ya que un aumento de los casos de coronavirus redujo la demanda de activos de riesgo en varios mercados, aunque el lingote retrocedió desde los máximos de más de siete años y medio de la sesión anterior.

El oro al contado cotizó estable en 1,762.11 dólares la onza, después de alcanzar el miércoles su nivel más alto desde octubre de 2012 a 1,779.06 dólares. Los futuros del oro en Estados Unidos bajaron 0.3% a 1,770,60 dólares la onza.

“El mercado está analizando qué tipo de ramificaciones podría tener la segunda ola del virus en la economía”, dijo David Meger, director de comercio de metales de High Ridge Futures.

“El mercado del oro parece estar bien respaldado debido a la segunda ola de coronavirus en Estados Unidos y en todo el mundo, y las preocupaciones económicas relacionadas con eso están elevando la demanda de activos seguros”, agregó.