Durante los primeros tres meses del año, el principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), el S&P/BMV IPC, cerró en terreno positivo, con un avance de 3.94% al finalizar el último viernes de marzo en 43,281.28 unidades, en línea con la mayoría de mercados bursátiles globales.

“El mercado de capitales mostró ganancias importantes en el primer trimestre del año, al observarse un menor nerviosismo relacionado a los principales factores que causaron incertidumbre en los últimos meses del 2018. Asimismo, las ganancias fueron impulsadas por una corrección al alza, generada por oportunidades en un mercado que fue fuertemente descontado en diciembre del 2018”, comentó Gabriela Siller, economista en jefe de Banco Base.

Entre los principales factores que contribuyeron a este resultado, explicó Siller, fue que el mercado ha calificado de positivas las reuniones entre los gobiernos de Estados Unidos y China.

Otro motivo es que la Reserva Federal de Estados Unidos ha relajado su postura respecto a la política monetaria, aclarando que serán pacientes en los aumentos en la tasa de referencia.

Periodo de incertidumbre

En el tercer trimestre se agravaron los temores sobre una desaceleración económica mundial, que llevó a varios episodios de incertidumbre en el mercado de capitales, recordó la estratega de Banco Base.

La especialista detalló que instituciones internacionales y bancos centrales que realizan estimaciones económicas también ajustaron a la baja sus previsiones de crecimiento para el 2019, como la Organización de la Cooperación y el Desarrollo Económico, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo, la Reserva Federal y el Banco de México.

“Bajo este contexto, a finales de marzo se observó un regreso de la aversión al riesgo en los mercados financieros, con un desplazamiento hacia activos que se consideran refugio, como divisas y commodities, y activos que se consideran libres de riesgo, como bonos de Alemania y Estados Unidos”, aseveró.

Ser selectivo

Sin embargo, desde el punto de vista técnico, analistas de Banorte consideran que no se ha logrado revertir la tendencia de baja de corto plazo, para esto, se tendría que superar la zona de 43,400 enteros y mejorar el volumen de operación.

“Bajo este escenario, la zona objetivo que habilitaría está en 44,000 y 44,500 enteros. Por su parte, el nivel que deberá funcionar como soporte para no perder esta posibilidad son los 41,400 puntos. A pesar de la tendencia de baja, no descartamos compras de oportunidad en periodos volátiles, recomendamos ser selectivos”, comentaron estrategas de Banorte en un documento.

claudia.tejeda@eleconomista.mx