La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) terminó la primera sesión del año con un retroceso del 2.39%, ubicando al Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) en los 42,115 enteros, 1,030 unidades menos que en el cierre del 2014. Esta es la segunda baja más pronunciada de la BMV desde el 15 de diciembre, cuando cayó 3.31% y el peor inicio de año desde 2010.

El viernes los datos publicados en México fueron contrastantes, ya que el índice de manufacturas PMI (HSBC) mostró mejoría en el sector al mes de diciembre. En contraste, los indicadores del IMEF reflejaron un deterioro, tanto en el sector servicios como de manufacturas (ambos en zona de contracción), al mismo mes.

Asimismo, en los Estados Unidos se conocieron datos de manufacturas que también reflejaron deterioro. A pesar de esto, durante todo 2014, este indicador tuvo una expansión en promedio de 55.8.

Por otra parte, el Presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, comentó para un diario alemán que, ante un mayor riesgo de deflación en la zona euro, el Banco Central actuará en consecuencia. Esto fue interpretado por algunos manejadores de fondos como la señal más clara de que el BCE comenzará con un fuerte programa de recompra de activos.

De acuerdo con los expertos detrás de la importante caída del IPC se encuentran:

  • 1. Datos económicos desalentadores de manufactura en los Estados Unidos.
  • 2. Situación política incierta en Grecia.
  • 3. Datos económicos en China que sugieren desaceleración.
  • 4. Continua baja en los precios del petróleo y en menor medida.
  • 5. Bajo volumen de operación.

Del lado técnico, la importante caída mayor al 2% producida el pasado viernes ha marcado un cambio de tendencia.

La herramienta ET basada en el Promedio Móvil Ideal (PMI) validó una señal de posible cambio de tendencia a la baja sugiriendo disminuir exposiciones tras haber marcado la señal de Venta Segura luego de un retroceso de 2.4% en el IPC. La señal se basó en el PMI de 10 días. La misma herramienta indicó de manera acertada una Venta Especulativa el pasado 24 de diciembre en niveles de 43,123 puntos. , dicen los analistas de BX+.

Es importante destacar que a pesar de que el volumen de operación sea usualmente bajo durante esta temporada (disminuye en un 60%) lo cual pudiera propiciar este tipo de movimientos, la señal de Venta abarca 25 emisoras representando el 60% del IPC mientras que las diez restantes (40%) marca mantener lo cual sugiere una señal más clara que otras ocasiones.

Ahora el IPC tendrá la tarea de reconocer el psicológico de los 43,000 enteros si no respeta este terreno el siguiente piso a buscar está en los 41,230. Por su parte, la resistencia se sostiene en los 43,2350. Los indicadores técnicos modifican su lectura a la baja alejándose de la zona de encarecimiento , explican los analistas de Banorte.

En 2014 la BMV registró un rendimiento marginal de 0.98% en términos nominales, aunque medido en dólares el IPC tuvo una disminución de -10.3 por ciento.

Este lunes 5 de enero el mercado local arrancaría en negativo ante una nueva caída en el precio del petróleo alcanzando niveles mínimos de los últimos cinco años y medio como resultado de un superávit en la producción mundial de Irak, segundo productor dentro de la OPEP. Otro elemento de preocupación para los mercados accionarios es el resultado de las próximas elecciones en Grecia (25 enero) después de que el parlamento no pudiera elegir a un presidente en el mes de diciembre.

Esta semana en el mercado local destaca la publicación de los datos de Reservas Internacionales, Producción y Venta de Autos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Ventas Minoritas de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), Inflación General, Confianza del Consumidor, Producción Industrial y Producción Manufacturera.

fondos@eleconomista.com.mx