La Bolsa mexicana finalizó con pérdidas y el IPC cayó el martes 1.41% arrastrado por la aversión al riesgo luego de que Alemania dijera que planea prohibir las ventas en corto al descubierto, y ante constantes dudas sobre la situación fiscal de la zona euro.

En su cuarta caída consecutiva, el principal índice bursátil IPC terminó la sesión en 31,136 puntos, en línea con el desplome de los mercados globales.

Los papeles de la mayor minorista del país, Wal-Mart de México, con gran peso en el mercado, encabezaron las pérdidas con 3.35%, a 27.98 pesos por acción.

Por su parte las acciones del Grupo Financiero Inbursa cayeron 3.72% a 41.64 pesos, mientras que las acciones de la minera Grupo México descendieron 1.81% a 29.27 pesos.

El gobierno alemán dijo que prohibirá las ventas en corto al descubierto a partir de la medianoche en las 10 instituciones financieras más importantes del país, lo que hizo crecer los temores sobre el rumbo del mercado.

"Es una medida muy restrictiva y en lugar de calmar los ánimos piensas que habrá más restricciones al sistema", dijo César Castro, director de análisis de Capem.

En ese tipo de ventas, un operador vende un instrumento financiero en corto apostando a que caerá su precios, pero sin siquiera haber arrendado efectivamente el papel, como se como se haría en una venta corta convencional.

La prohibición está prácticamente dirigida a reducir las apuestas especulativas.

Los inversionistas migraron hacia valores más seguros, a costa de un debilitado euro, abandonaron las plazas bursátiles y apostaron por los bonos del Tesoro de Estados Unidos, considerados un refugio.

"Tienen que aplicar medidas muy restrictivas, es muy grave la situación", agregó Castro.

En Estados Unidos, el promedio industrial Dow Jones perdió 1.08% y el índice compuesto Nasdaq subió 1.57 por ciento.