La esperanza de un regreso del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) se vino abajo este martes al perforar el soporte de 40,432 puntos y cerrar en 40,085 puntos, dejando una pérdida de 794.2 unidades, equivalentes a -1.94 por ciento.

El ajuste que tuvo el mercado accionario mexicano se debió a un contagio derivado de la caída que presentaron el lunes la mayoría de los mercados bursátiles del mundo, encabezados por los tres principales índices de Wall Street que cerraron con una pérdida promedio de 2.32%.

Sin embargo, este martes, la mayoría de los índices mostraron alguna recuperación, a excepción del IPC al que no afectaron el lunes las pérdidas por no tener operaciones, y que ayer se vio arrastrado por las ventas que tuvieron las acciones del IPC que cotizan en los Estados Unidos través de ADR’s, así como por las operaciones de arbitraje que se realizan con acciones mexicanas.

Además, el ajuste estuvo generado por el miedo de algunos inversores que siguen vendiendo sus posiciones, mientras que otros están acumulando a precios atractivos, aunque eso no significa que hay riesgos con el retiro de estímulos. El detonante de las ventas en los mercados bursátiles el lunes fue un débil dato del ISM manufacturero de Estados Unidos, condicionado por la reducción de actividades por las condiciones climáticas que afectaron al país durante diciembre y parte de enero, mientras que el martes favorecieron los pedidos de fábrica y la actividad manufacturera del Distrito de Nueva York.

Análisis Técnico del IPC

La caída que registró el IPC a mínimos de 40,031 puntos dejó expuesto el siguiente soporte ubicado en 39,690 puntos, aunque no se descarta un rebote por los fuertes niveles de sobre venta que presentan varias emisoras y el propio índice. Nuestra percepción es que el IPC tendrá un regreso y continuará en su proceso lateral en un rango de 40,500 y 41,500 puntos, debido al buen volumen de acciones que se siguen negociando y que demuestran que hay demanda.

*MetAnálisis

fondos@eleconomista.com.mx