La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cerró la última sesión de la semana con una caída de 1.33%, en línea con los mercados globales, con lo que el principal indicador accionario se ubicó por debajo de los 41,000 unidades, ante un aumento en la aversión al riesgo.

Dicha variación porcentual significó 552 puntos menos respecto al nivel previo, para situar al Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) en 40,979.80 unidades, su nivel más bajo desde noviembre del año pasado. En la sesión destacaron las bajas de emisoras como América Móvil que cerró con una pérdida de 1.59% a 1425 pesos por titulo y Grupo Financiero Banorte que bajó 1.35% a 89.40 pesos por papel.

Con este resultado, el mercado accionario mexicano registró un balance semanal negativo de 2.22% respecto al viernes previo, mientras que en lo que va del año reporta una baja de 4.09 por ciento.

Este viernes, la plaza bursátil siguió la dirección de los índices estadounidenses que finalizaron en terreno negativo, de los cuales el promedio industrial Dow Jones cerró con una caída de 1.96%, el tecnológico Nasdaq descendió 2.15% y el Standard and Poor´s 500 bajó 2.09%, en cifras preliminares.

Los mercados registraron pérdidas significativas por segundo día consecutivo, debido a un incremento en la aversión al riesgo derivada de cifras económicas débiles en China que generan incertidumbre sobre el desempeño económico del gigante asiático, así como la expectativa de los anuncios que hará la Reserva Federal sobre sus estímulos económicos, la próxima semana.

frm