La bolsa de México subiría 7% en lo que resta del año, revitalizada por nuevos y masivos flujos de liquidez provenientes de Estados Unidos y Europa, y en momentos en que un nuevo gobierno del país ha alimentado la expectativa de que se aprueben reformas estructurales que dinamicen la economía.

La mediana de un sondeo de Reuters entre 16 analistas arrojó que el principal índice de la Bolsa, el IPC, cerraría el año en un nuevo máximo histórico de 42,850 puntos, lo que implica un alza de 6.2% desde al cierre de ayer y de 15.56% en el año. Los 42,850 puntos suponen asimismo un avance de 2.3% respecto de la previsión de 41,900 puntos que arrojó una encuesta de Reuters de fines de junio.

El alza resume el atractivo que aún ejerce la economía mexicana a pocos meses de que el opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI) asuma el poder con la promesa conseguir la aprobación de algunas reformas económicas claves.

Las apuestas al buen momento de la segunda economía de América Latina, que superaría este año a Brasil y que brilla en medio del opaco panorama de la zona euro, ya impulsaron al IPC 8.8% en lo que va del año, con el ingreso de flujos de inversionistas del extranjero, hasta agosto, de más de 3,400 millones de dólares a renta variable.

La actividad económica de México sigue creciendo a un ritmo bastante fuerte (...). Se ha vuelto un especie de refugio para la inversión internacional por sus fundamentales tan sólidos , dijo Arturo Espinosa, analista del Grupo ?Financiero Santander.

El gobierno estima que México crecerá entre 3.5 y 4% en el 2012 y el 2013.

La escalada de las acciones mexicanas llevaron al índice a tocar un máximo histórico de 41,600.59 puntos en julio.

Según 10 de los analistas consultados, el IPC se ubicaría en 44,700 puntos al cierre del primer semestre del 2013. La cifra supone un avance de 11% con respecto a sus actuales niveles.

WALL STREET AVANZARÍA ?GRACIAS A LA FED

Por otra parte, el índice S&P 500 casi ha agotado su alza de este año y terminaría el 2012 con un alza de 17%, aunque estrategas del mercado consultados por un sondeo de Reuters son más optimistas por los esfuerzos de los bancos centrales para estimular la economía.

En el futuro inmediato, aún existe una amenaza por el llamado abismo fiscal , el cual podría traer aumentos automáticos de impuestos y recortes al gasto público en Estados Unidos.

El índice S&P 500 acabaría el año en 1,480 puntos, según la mediana de los pronósticos de 50 analistas.

Para junio del 2013, avanzaría a 1,525 unidades, una ganancia de 6.4% con respecto al cierre de ayer y un alza de 5.2% frente a lo estimado en junio de 1,450 puntos.

El promedio industrial Dow Jones subiría a 14,000 puntos a mediados del 2013, un alza de 4.37% con respecto al cierre de ayer.

Las acciones estadounidenses han tenido un año enérgico y la expectativa ha apuntado a un retroceso en la medida en que persiste la incertidumbre sobre el panorama de la economía mundial.