“Lo que buscamos en la Bolsa no son emisoras grandes, lo que buscamos son emisoras que quieran ser grandes”, sostuvo recientemente el director general de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), José Oriol Bosch.

Ello, luego de reiterar que el principal reto para hacer crecer al mercado bursátil en México sigue siendo acabar con la falta de cultura financiera y bursátil, así como la creencia de que se necesita ser una compañía grande para acceder al financiamiento.

“Cualquier empresa que esté buscando financiamiento es para su crecimiento o para ejecutar un plan de expansión o proyecto grande”, dijo el directivo.

Añadió que en el mercado local hay productos financieros con los cuales las empresas pueden obtener fondeo del público inversionistas. Además, estar en Bolsa conlleva una serie de ventajas, como la posibilidad de atraer a nuevos socios, ser más institucional, conformar un gobierno corporativo, así como la reputación con clientes y proveedores, entre otros beneficios.

Promoción

José Oriol Bosch dijo que desde siempre la BMV ha llevado a cabo una labor de promoción para dar a conocer las ventajas del financiamiento bursátil; sin embargo, han advertido que las propias empresas se autodescalifican, al considerar que no tiene el tamaño para ir a Bolsa.

Para que una empresa pueda listar sus acciones en la BMV, el capital contable mínimo requerido es de 70 millones de pesos (12 millones de Udis) y tener al menos dos años de operación, así como una utilidad operativa positiva en los recientes 24 meses.

El director general de la BMV explicó que a través de la figura de sociedad anónima promotora de inversión bursátil las empresas medianas pueden listar sus acciones en Bolsa con requisitos accesibles y en un periodo de hasta 10 años para convertirse en una Sociedad Anónima Bursátil. Uno de los casos exitoso ha sido la desarrolladora inmobiliaria RLH Properties que logró esta transición en menos de un año. En su debut recabó 451 millones de pesos.

Para levantar deuda, las compañías deben comprobar ventas anuales de 200 millones de pesos, aunque no es un requisito legal, pero sí una práctica de mercado a considerar, muestra información de la BMV.

Para solicitar este tipo de financiamiento no hay requisito de capital mínimo contable, aunque deben contar con tres años de operación y utilidades positivas en un periodo de 36 meses.

Incluso, se pueden hacer emisiones pequeñas, como fue el caso de la Distribuidora de Alimentos SI, dueña de los restaurantes Sushi Itto, que levantó deuda por 150 millones de pesos, de un programa total autorizado de 500 millones de pesos.

Ello es un ejemplo de que empresas de distintos tamaños pueden acudir por financiamiento a Bolsa.

[email protected]