La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) inicia la segunda semana del año con una ligera baja de 0.11%, con pocos referentes económicos y presionada por el descenso en los precios del petróleo.

Luego de las ganancias que a acumuló en los primeros días del 2017, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) se ubica 45,017.77 unidades, con una depreciación de 53.8 enteros respecto al nivel previo, presionado por las bajas de Cemex y Wal-Mart de 1.29 y 0.87 por ciento, respectivamente.

NOTICIA: BMV abre este viernes con pérdida de 0.08%

En Wall Street, los índices operan de forma mixta, donde el promedio industrial Dow Jones desciende 0.29% y el Standard and Poor's 500 pierde 0.27%, pero el Nasdaq gana 0.11 por ciento.

En el mercado de renta variable se opera un volumen de 6.2 millones de títulos por un importe de 78.9 millones de pesos, con 27 emisoras que ganan, 47 que pierden y 12 que se mantienen sin cambio.

Los mercados a nivel mundial presentan movimientos mixtos, más con un sesgo negativo, con datos de producción industrial en Alemania, mientras que en Estados Unidos, no se darán a conocer datos relevantes; en México se publicarán cifras de Inflación.

NOTICIA: Acciones de Empresas ICA suben en un día 16.27%

Prevemos que el desempeño en los mercados accionarios muestre pocos movimientos, aunque podría tener un tono negativo si siguen las bajas en la cotización del petróleo y ante los comentarios que hagan el día de hoy los presidentes de la Reserva Federal de Boston y de Atlanta (ambos sin voto), indicaron analistas de Banco Ve por Más (BX+).

Los precios del petróleo arrancan la semana con descensos, donde el West Texas Intermediate (WTI) inicia la sesión con una pérdida de 2.32%, en cerca de 52.74 dólares por barril, mientras que el Brent baja 2.28% a 55.80 dólares por barril.

En el mercado cambiario, el peso inició la sesión con una depreciación de 0.29% o 6.2 centavos, en nivel de alrededor de 21.2840 pesos por dólar, de acuerdo con Banco Base.

NOTICIA: La Bolsa Mexicana suma cuatro jornadas de alzas

Al igual que la mayoría de las divisas de economías productoras de petróleo, la depreciación del peso mexicano está relacionada con el retroceso del precio del crudo derivado de un aumento en las perforaciones en Estados Unidos, explicó.

Lo anterior, abundó, incrementó las especulaciones de que los recortes de producción petrolera de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) podrían impulsar la producción en Norteamérica.

rarl