La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cerró con una ganancia de 0.88%, con la cual su principal indicador accionario tocó por novena ocasión en el año un nuevo máximo histórico, cerca de 50,000 puntos.

Esta marca es psicológicamente importante y un rompimiento al alza podría alentar un avance mayor a corto plazo. Al considerar distintos factores de influencia en el IPC, identificamos una presencia mayoritaria de aspectos positivos, los cuales concluimos que justificarían dicho avance con el rompimiento señalado. Mantenemos pronóstico de 53,200 puntos en el 2017 , explicó Carlos Ponce, director de estrategia bursátil en Ve por Más, a través de un análisis. El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) se colocó en 49,939.47 unidades, luego de ganar 433.61 enteros respecto al nivel previo en una jornada de pocos referentes económicos, en la que se incorporaron resultados trimestrales de empresas.

Al cierre de la jornada se operó un volumen de 233.8 millones de títulos por un importe económico de poco más de 9,000 millones de pesos, con 74 emisoras que ganaron, 45 que perdieron y nueve se mantuvieron sin cambio.

Las emisoras que apoyaron las ganancias del IPC fueron Femsa con 1.21%, Grupo México con 1.26%, América Móvil con 1.37% y Alfa que terminó con un incremento de 2.15 por ciento.

En una jornada de pocos referentes económicos a nivel global, los mercados incorporaron resultados de empresas al primer trimestre del año, a la espera de mayores referentes, pero con un sentimiento positivo de los inversionistas en activos de riesgo en mercados emergentes. (Con información de Notimex)

valores@eleconomista.mx