Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA) se prepara para entrarle al financiamiento verde. Con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), trabaja en el análisis y selección de proyectos, dentro de su cartera, que cumplan con las características verdes o sean respetuosos con el clima.

“Estamos ayudando a FIRA, que es el banco de desarrollo que atiende a los sectores agropecuario, rural, forestal y pesquero, a colocar un bono verde. Traen bastante cartera que cumple con características sustentables”, sostuvo la especialista en Mercados de Capitales y Finanzas en el BID, Leticia Riquelme.

existe potencial

La entrevistada explicó que dentro de la cartera del fideicomiso hay proyectos de eficiencia energética, tratamiento y uso de agua, potencialmente susceptibles de ser fondeados con deuda verde.

“Tienen una masa crítica interesante de proyectos y estamos en el análisis de toda esa cartera, aunque todavía no hay lineamientos estándares para los bonos verdes a nivel internacional”, dijo.

Los bonos verdes son instrumentos de deuda que financian exclusivamente proyectos que ayuden a mitigar los efectos del cambio climático y que surgieron hace una década en el mundo. El año pasado se recaudaron 81,600 millones de dólares y durante este 2017 hay un monto acumulado de 95,700 millones de billetes verdes.

Apoyado con fondos internacionales, FIRA ha financiado proyectos sostenibles por 7,336 millones de pesos. El director general y cofundador de Climate Bonds Initiative, Sean Kidney, explicó en su reciente visita a México que la banca de desarrollo trabaja en el lanzamiento del instrumento verde para financiar proyectos de invernaderos.

“FIRA va a emitir un bono verde con un componente importante para el campo para empresas basadas en invernaderos”, dijo.

Patricia Riquelme explicó que con la banca de desarrollo mexicana trabajan estrechamente. Recordó que también participaron en la emisión del primer bono verde de Nacional Financiera.

“Ahora los temas verdes venden y venden mucho. Aunque todavía no vemos un beneficio en tasa de interés, porque cuando se compara contra uno normal, la tasa es la misma, pero cada vez hay más inversionistas institucionales interesados en comprar este tipo de proyectos”, manifestó.

“Al final todo nos va a llevar por el camino verde”, finalizó Riquelme.