Londres- El cobre cayó este lunes por un avance del dólar y por temores de inversionistas a que la Reserva Federal pueda frenar sus compras de bonos del Tesoro, pero las pérdidas fueron limitadas por una mejoría en el panorama del crecimiento en Estados Unidos y China y un entorno menos sombrío en Europa.

El contrato de cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres cayó 0.2%, a 8,071 dólares la tonelada, tras bajar 1% el viernes.

Luego de cerrar el 2012 con un avance de 4.3%, los precios del cobre escalaron a 8,256.50 dólares la tonelada el 3 de enero, su mayor nivel desde el 18 de octubre.

Los precios del metal han subido casi 2% en lo que va del año.

El dólar subió frente al euro haciendo que los precios de los metales sean más caros para los inversionistas fuera de Estados Unidos.

Además, los inversionistas seguían preocupados por las minutas de la última reunión de la Fed, que la semana pasada destacaron que el banco central podría refrenar sus medidas de alivio monetario más pronto que lo esperado.

El lunes, los datos de un reporte mostraron que en enero la confianza en la zona euro mejoró por quinto mes consecutivo, con las expectativas de los inversionistas en su nivel más alto en casi dos años después de una exitosa recompra de bonos griegos y una caída en las cifras de desempleo de España.

Aparte, datos del viernes mostraron que los empleadores estadounidenses mantuvieron un firme ritmo de contrataciones en diciembre y que el vasto sector de servicios del país se está expandiendo a una tasa dinámica, mientras que sondeos de manufacturas apuntaron a una creciente actividad en China.

Esto ayudó a impulsar a los mercados después de que autoridades estadounidenses alcanzaron un acuerdo a fines de diciembre para evitar el precipicio fiscal -una combinación de alzas impositivas y recortes en el gasto-, lo que disparó al cobre a máximos de dos meses.

ros