Después de la imposición arancelaria por parte del gobierno de Estados Unidos, el precio de las acciones de las compañías productoras de autopartes que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se ha visto mermado por la incertidumbre. Sin embargo, expertos proyectan un mejor escenario para Nemak, Rassini y Grupo Industrial Saltillo (GISSA).

Según un análisis de Signum Research, las firmas no tendrían efectos inmediatos por la imposición arancelaria, pero sí por una cancelación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Por un lado, proyectaron un buen trimestre para Rassini, productora de muelles, resortes y suspensiones, pues con la depreciación del peso frente al dólar de 12.66%, a 20.6665 pesos en lo que va del trimestre, estiman que se verán beneficiados por fluctuación cambiaria.

“De acuerdo a la empresa, no se tendrían impactos de momento por los aranceles porque sus importaciones son de materia prima de aluminio y acero, y no a los productos fabricados con esta materia prima”, se lee en el documento.

Mencionaron que una cancelación del TLCAN establecería aranceles a la importación, además de agregar reglas de origen, generando que la armadora aumente su capacidad de producción en EU.

Suben precios

Desde el anuncio de la aplicación de aranceles al acero y aluminio de México de 25 y 10%, el precio de los futuros de aluminio han subido cerca de 8.43% en la Bolsa de Metales de Londres, y 12.4% en el índice del acero en la Bolsa de Nueva York. Lo anterior se suma a la incertidumbre sobre el rumbo del  TLCAN.

La regiomontana Nemak, productora de cabezas de motor y block, entre otros, utiliza principalmente el aluminio. Inicialmente se dijo que sería afectada por la imposición de 10% de impuestos en el metal, pero los analistas especificaron que este arancel es agregado al aluminio en bruto y no a productos que se fabrican con este material. Por ello no refleja efectos en Nemak.

Sin embargo, una cancelación del TLCAN, las exportaciones de los productos a EU agregaría un arancel de 2.5%, de acuerdo con las reglas de origen de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

“Ante esta situación, la empresa tendría exposición sólo en 10% de sus ventas totales hacia EU, pues es el porcentaje de piezas que exporta de manera directa”, explicaron. En todo caso, el arancel sería transferido al cliente.

Grupo Industrial Saltillo, dedicada a la fabricación de autopartes, acabados en cerámica y productos para el hogar, explicó a través de un documento en la BMV que, debido a que su principal insumo es chatarra, no presentaría riesgos.


valores@eleconomista.mx