La automotriz alemana Daimler, fabricante de la marca Mercedes-Benz, sorprendió a los inversionistas cuando advirtió que las tensiones comerciales a nivel global estaban impactando sus ventas, mientras los temores a una guerra comercial recíproca aumentaban y Europa preparaba aranceles en represalia contra Estados Unidos.

Daimler advirtió que los aranceles a las importaciones de autos enviados desde Estados Unidos a China afectarán a las ventas de sus vehículos Mercedes-Benz, lo que resultará en ganancias antes de intereses e impuestos levemente menores este año.

El cambio en las expectativas de ventas provocó preocupación sobre la estimación en la reducción de utilidades en toda la industria automotriz, tuvo lugar después de una propuesta del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de imponer aranceles a vehículos importados, argumentando que los desequilibrios comerciales amenazaban a la seguridad nacional de su país.

En forma separada, Trump ha dicho que impondrá aranceles a bienes chinos por hasta 200,000 millones de dólares, en una escalada de un conflicto que ya ha dado pie a medidas de represalia desde casi todos los rincones del mundo.

Por su parte, China ha advertido que tomará represalias con aranceles sobre productos estadounidenses y que podría incluir a vehículos utilitarios deportivos Mercedes-Benz enviados a China desde Alabama.

Acciones caen

Las acciones de las automotrices cayeron a un mínimo de nueve meses en los mercados bursátiles europeos, después de que Daimler disminuyó su pronóstico de ganancia para el 2018, por lo que dijo que estaba considerando “posibles opciones estratégicas” a la luz de las crecientes tensiones comerciales.

Bajo ese contexto, el sector automotriz cayó 3.5%, su mayor pérdida en los últimos dos años, mientras que el índice paneuropeo STOXX 600 terminó con un descenso de 0.9% por la persistente preocupación generada por el enfrentamiento comercial entre Estados Unidos y China.

“La disputa entre Estados Unidos y China está lejos de resolverse y los operadores temen que lo siguiente sea que el presidente (Donald) Trump aumente la presión sobre la Unión Europea”, dijo David Madden, analista de Mercado de CMC Markets.

Daimler fue una de las primeras compañías grandes en recortar proyecciones por las tensiones comerciales, advirtiendo que sus utilidades sufrirán por los aranceles chinos a las importaciones de autos de Estados Unidos. Sus acciones bajaron 4.32%, a mínimos en casi dos años.

Por su parte, los títulos de Volkswagen (VW) cayeron 3.11% y las de BMW perdieron 2.94%, mientras que el referencial alemán DAX, que tiene un alto componente exportador, bajó 1.4 por ciento.

En una reunión en Sintra, Portugal, los jefes de la Reserva Federal de Estados Unidos, del Banco Central Europeo, del Banco de Japón y del Banco de la Reserva de Australia indicaron el miércoles que tienen una mirada pesimista sobre el conflicto comercial y sostuvieron que las consecuencias ya son evidentes.

“Los cambios en la política comercial podría hacer que tengamos que cuestionar el panorama”, dijo el presidente de la Fed, Jerome Powell, en algunos de sus comentarios más fuertes sobre el asunto.

La Unión Europea se preparaba para imponer aranceles de 25% sobre importaciones estadounidenses por un valor de 2,800 millones de euros (3,200 millones de dólares) a partir del viernes, en medidas de represalia que podrían escalar a una guerra comercial desatada si Trump cumple con su amenaza de penalizar a los autos europeos.

Firmas de autopartes en la Bolsa Mexicana de Valores, erráticas

Ante la volatilidad registrada en el segmento automotriz en Estados Unidos por la imposición arancelaria por parte del gobierno de Donald Trump, las empresas de autopartes que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) presentan ligeros retrocesos.

En este sentido, desde el 31 de mayo a la fecha, la compañía con mayor pérdida es la regiomontana Nemak con una minusvalía de 0.51%, a 13.43 pesos por unidad; seguida de Rassini en su serie CPO con un retroceso de 0.28%, a 69.28 pesos por título.

En contraparte, Grupo Industrial Saltillo (GISSA) refleja una revaluación de 2.70%, a 27.35 pesos por papel.

La medida de agregar impuestos de 10 y 25% sobre productos de aluminio provenientes de México y Canadá debería tener un limitado impacto en Nemak, de acuerdo con un documento de JPMorgan.

Especifican que los productos de la subsidiaria de Alfa son cadenas motrices y no aluminio en bruto que se exporta a Estados Unidos.

Sin embargo, el 23 de marzo, Donald Trump pidió agregar aranceles sobre automóviles, camiones y autopartes importados. Esta situación sí perjudicaría la producción de automóviles y afectaría los volúmenes de Nemak, consideraron los analistas de JPMorgan en un documento.

Especificaron que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y las elecciones presidenciales afectan negativamente a la compañía.

Los ingresos de Nemak tienen una mayor exposición de 55% en el mercado norteamericano; 35%, en el de Sudamérica; 5%, en el europeo y el restante en otros mercados.

Para Rassini, los expertos de Signum Research mencionaron que la principal materia prima utilizada es el acero y la chatarra de hierro. se utiliza el acero que es comprado a empresas canadienses y mexicanas, especialmente, para la fabricación de amortiguadores y muelles.

Mientras que la chatarra es adquirida por proveedores mexicanos, caso similar al de GISSA, que utiliza este material y las ferroaleaciones adquiridas en el mercado local.

Por ello, no consideran impactos por imposición arancelaria; sin embargo, en caso de que se aplique el impuesto a las autopartes, Rassini especifica en sus contratos de venta que trasladará el sobrecosto.

Analistas de Intercam estimaron un precio objetivo -para el cierre del 2018- sobre Nemak de 17.30 pesos, con un alza potencial de 28.81% y con recomendación de Compra.

Para Rassini, el consenso estima un precio para cierre de año de 88.10 pesos; mientras que GISSA proyecta un precio de 38.38 pesos por acción, equivalente a un alza de 41.86% por parte de Interacciones.


valores@eleconomista.mx