Las existencias de crudo en Estados Unidos subieron inesperadamente la semana pasada, mientras que las de gasolina crecieron más de lo previsto por analistas, mostró el miércoles un reporte del privado Instituto Americano del Petróleo (API).

Los inventarios de crudo crecieron en 3.5 millones de barriles en la semana del 27 de mayo, mostró el reporte, en contra de las expectativas del mercado que esperaba una baja de 1.3 millones de barriles.

Las importaciones de crudo subieron en 2.2 millones de barriles por día (bpd) a 9.94 millones de bpd en la semana.

En tanto, las existencias de gasolina subieron 1.5 millones de barriles, debido a un feriado local en Estados Unidos el lunes que marcó el inicio de la mayor temporada de manejo en el verano boreal. Los estimados de analistas apuntaban a un aumento de 800,000 barriles.

Por su parte, las reservas de destilados cayeron 1.4 millones de barriles, frente a pronósticos de baja de 300,000 barriles, dijo el API.

La utilización de refinerías aumentó 0.5 puntos porcentuales, a 84% de la capacidad en la semana pasada, alcanzando las previsiones de analistas.

Las existencias en el centro de almacenaje de Cushing, el punto de entrega del contrato de crudo estadounidense, subieron 323,000 barriles, a 40.4 millones, según API, un grupo privado de la industria.

Los futuros de petróleo estadounidense ampliaron pérdidas tras la difusión de los datos, operando con baja de 3.01 dólares a 99.69 dólares por barril después del cierre del mercado.