Los inventarios de crudo y destilados en Estados Unidos subieron la semana pasada por encima de lo que esperaba el mercado, mientras que los de gasolina cayeron fuerte, mostró este martes el reporte del grupo de la industria Instituto Americano del Petróleo (API por su sigla en inglés).

Las existencias de crudo crecieron 4.9 millones de barriles frente al alza de 800,000 barriles que pronosticaron los expertos.

En tanto, los inventarios de gasolina bajaron 2.1 millones, mientras que los de destilados subieron 1.5 millones de barriles. El mercado estimaba una caída de 1.1 millones y un incremento de 100,000 barriles, respectivamente.

Los futuros del crudo estadounidense ampliaron sus pérdidas tras el reporte.