La demanda de contratos por futuros en dólares ha aumentado en el Mercado Mexicano de Derivados (MexDer) debido a la volatilidad en el tipo de cambio que ha llevado al peso a rebasar niveles de 21 unidades por dólar.

Para septiembre de este año hay 472,458 contratos para ser liquidados a un tipo de cambio de 20.69 pesos por dólar, mientras que las entregas para este mes de junio ascienden a 153,571 con una cotización de 20.65 pesos por dólar; para julio hay 6,945 a 20.76 pesos por dólar.

Información del MexDer muestra que las operaciones aumentaron 40.2% en mayo pasado respecto a abril de este año, al registrarse 903 movimientos y 644 respectivamente. En marzo se reportaron 653 operaciones.

El especialista del mercado de derivados, Joaquín Alducin confirmó que la demanda de contratos de futuros del dólar se ha incrementado en los últimos dos meses. “Todos los días hay más personas preguntando y queriendo abrir contratos”, aseguró.

Citibanamex cita en un análisis que las posiciones especulativas en el mercado de futuros cambiaron de tendencia: “Por primera vez desde abril del 2017 el volumen de las operaciones se ha tornado apostando en contra del desempeño del peso mexicano”.

El head trader en Kuali Derivados consideró que ante la incertidumbre por sucesos internos y externos es un buen momento de contratar coberturas cambiarias, sobre todo las empresas que nunca lo han hecho.

“Contratar una cobertura debe ser una disciplina y un hábito para las empresas que están expuestas a la volatilidad en el tipo de cambio”, explicó.

Alducin añadió que las empresas pueden estar protegidas de la volatilidad de la actual coyuntura adquiriendo coberturas cambiarias a plazos de un mes en adelante, con montos a partir de 10,000 dólares con algunos bancos nacionales y en el MexDer.

Bajo presión

Un análisis de Scotiabank cita que el peso mexicano se encuentra bajo presión por el creciente proteccionismo comercial de Estados Unidos que podría tener “graves repercusiones en todo el mundo”. El proceso de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) también afecta.

“(Actualmente) se están juntando factores externos e internos (que presionan al peso), como la renegociación de TLCAN, las elecciones presidenciales del 1 de julio en México, así como la decisión del gobierno de Estados Unidos de imponer aranceles a la importación de acero y aluminio y la posible alza en las tasas de interés en Norteamérica”, añadió Joaquín Alducin.

[email protected]