El fabricante británico de coches deportivos Aston Martin, mundialmente famoso gracias a las películas de James Bond, anunció haber obtenido una valoración de 4,330 millones de libras (unos 5,600 millones de dólares) en su salida a bolsa este miércoles en Londres.

El grupo anunció en un comunicado que el precio de su salida a bolsa se fijó en 19 libras por acción, es decir en la zona central de la horquilla prevista (entre 17.50 y 22.50 libras).

Sin embargo, media hora después de la apertura, sus acciones perdían un 4.21% cotizándose hasta las 18.20 libras, lo que podría indicar que "se fijó un precio demasiado elevado", según Michael Hewson, analista de CMC Markets.

El fabricante de automóviles de lujo británico, que sacó 25% de su capital al mercado, dio sus primeros pasos en el parqué de Londres este miércoles.

Esta operación, una de las más esperadas del año en Londres, es la más importante en el sector del automóvil desde la del fabricante de coches de lujo Ferrari en Wall Street en 2015.

Esta salida a bolsa "representa una etapa histórica para Aston Martin" y "nos complace la buena acogida que hemos recibido por parte de los inversores de todo el mundo", se congratuló Andy Palmer, director general de la empresa.

La operación prevé la venta de acciones de sus principales propietarios: el fondo italiano Investindustrial, los inversores kuwaitíes Adeem Investments y la empresa de inversiones Primewagon.

El fabricante de automóviles alemán Daimler, que posee 4.9% del capital, conserva toda su participación y se comprometió a no cederla durante al menos un año tras la salida de Aston Martin al mercado.

Tras registrar dificultades financieras a principios de esta década, Aston Martin volvió a los números verdes en 2017 por primera vez desde 2010.

Fundado en 1913 por dos socios en un taller londinense, el grupo Aston Martin ganó prestigio al empezar a participar muy pronto en competiciones automovilísticas.

Su prestigio creció gracias a la numerosas películas de la serie James Bond, en las que Sean Connery (Goldfinger, 1964) o Daniel Craig (Spectre, 2015) condujeron sus modelos.

El fabricante produce sus automóviles exclusivamente en Inglaterra, en Gaydon, en el centro del país, donde se encuentra su sede, y en otras dos instalaciones más. Y prevé abrir una nueva planta en Gales en el primer semestre de 2019.

erp