Como si fueran ciclistas especializados en las llegadas masivas, los fondos de renta variable han adelantado este año en los últimos metros de la carrera a los de renta fija, en un sprint ajustado. A falta de unos días para cerrar el ejercicio, los productos que invierten en Bolsa ofrecen en 2016 un retorno superior al de los productos de deuda, a pesar de que han ido por detrás de éstos durante todo el ejercicio, debido al efecto en el mercado de los estímulos de los bancos centrales.

Según datos a cierre de noviembre de la consultora Thomson Reuters Lipper, los fondos de Bolsa registran una revalorización del 4.4% a nivel mundial.

Para los fondos de renta fija, sin embargo, el penúltimo mes del año fue decepcionante, con un descenso medio del 3 por ciento. El triunfo electoral de Donald Trump llevó al mercado a anticipar un aumento del gasto público en la primera economía mundial, con el consiguiente incremento de la inflación, sumadas a las mayores expectativas de los tipos de interés la Reserva Federal. Por eso, el precio de los bonos cayó en noviembre, lo que reduce la rentabilidad media anual de los fondos de deuda hasta el 3.1 por ciento.

Aunque el cambio de tendencia en Estados Unidos podría aliviar algo su situación, los fondos monetarios han estado hasta ahora entre los más damnificados por el entorno de bajos tipos de interés en los mercados desarrollados. De media, estos productos, que invierten en activos de renta fija con vencimiento a muy corto plazo, descienden un 0.8% este ejercicio.

Los fondos mixtos, que combinan Bolsa y renta fija en su cartera en función de las condiciones del mercado, logran en lo que va de ejercicio una rentabilidad intermedia entre los productos de renta variable y los de deuda, al avanzar un 3.7 por ciento. Peor le va el año a los fondos alternativos, que caen un 1.3 por ciento.

La categoría de fondos más rentable a nivel mundial es la de los productos de materias primas, que suben un 7.1% gracias al rebote de las commodities. El barril de petróleo Brent se dispara un 46% este ejercicio.

Alzas de más del 20%

Varias subcategorías de fondos registran ascensos de dos dígitos este año. La revalorización más fulgurante la registran los fondos del sector de las mineras de oro y otros metales preciosos, con un ascenso del 49.7 por ciento. El oro sube un 6.4% este año y ha llegado a dispararse más del 28% en los momentos de mayor volatilidad en el mercado, lo que repercute directamente en la cotización de las empresas en las que invierte estos fondos.

Los productos especializados en el sector de la energía suben un 23.2% este ejercicio, impulsados también por la subida de los precios de las materias primas.

El repunte de las commodities es igualmente el principal responsable del repunte del 31% del Bovespa brasileño. Este ascenso propulsa a los fondos que invierten en la renta variable de aquel país, que se disparan un 40.6 por ciento. El último mes estos fondos corrigieron un 10 por ciento.

Los productos que invierten en compañías de toda América Latina suben un 19.7% desde enero, aunque también ellos se han resentido en las últimas semanas del triunfo electoral de Trump y el temor a que una subida de tipos en Estados Unidos afecte a los países emergentes. En enero estos fondos perdieron un 10.2 por ciento.

Los fondos de Bolsa mexicana entraron en negativo en el año, al caer un 12.3% en el mes. Este ejercicio bajan un 10.6 por ciento. México es el país más expuesto al efecto Trump.

Más exótica es otra de las categorías que aparecen en el ránking de rentabilidad anual, los fondos de renta variable de Pakistán, que se revalorizan un 26% este ejercicio.

Le siguen en la clasificación los fondos especializados en pequeñas y medianas compañías cotizadas de Estados Unidos, con un ascenso del 13%, superior al 7% de subida de los fondos de WallStreet, que están más enfocados a las grandes empresas.

Divergencia en España

En España, los retornos son más reducidos que a nivel mundial, o incluso inexistentes. Si de media, los fondos suben un 3.4% en el mundo, en España se dejan un 0.19%, según los datos de Inverco, la asociación que agrupa a la mayoría de las gestoras en España.

Los fondos de Bolsa española caen un 4.17% y los de Bolsa europea, un 5.4%. Mejor comportamiento registran los fondos españoles de renta variable estadounidense, que avanzan de media un 7.66 por ciento. La categoría más rentable es la de los productos de Bolsa emergente, que se revalorizan un 10.51%, gracias a la recuperación continuada de estos mercados.

Entre los fondos españoles, los productos de renta fija sí son más rentables que los de Bolsa: los de deuda internacional avanzan un 1.32% y los de bonos europeos a largo plazo, un 0.71 por ciento.

Los mayores batacazos del ejercicio a nivel mundial los registran los fondos del mercado monetario en libras egipcias (un 52.1% de caída en el año), los de renta variable del mismo país (un 37.1%) y los fondos del sector biotecnológico (un 13.8 por ciento).

[email protected]