El sector asegurador nacional estima que en el 2014 los recursos destinados a inversión cerrarán en una cifra cercana a los 800,000 millones de pesos, mientras que para este año, las proyecciones serán en un rango de entre 860 y 880,000 millones de pesos, aseguró Recaredo Arias Jiménez, director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros.

De acuerdo con cifras del tercer trimestre del año pasado, las inversiones de las aseguradoras ascendieron a 771,780 millones de pesos, un crecimiento de 8.5% en relación con diciembre del 2013.

De esa cifra, el 74% está en renta fija, del cual 425,752 millones de pesos están invertidos en valores del gobierno y 139,846 millones en valores privados.

En renta variable hay invertido 12% de los recursos, es decir, 89,123 millones de pesos; 3% en préstamos con 22,408 millones de pesos; en valores extranjeros, 1% con 10,464 millones de pesos; en inmobiliarios, otro 1% con 10,497,y otros con 9%, 71,795 millones de pesos.

El directivo explicó que durante el 2014 se dieron pequeñas minusvalías en la rentabilidad al tercer trimestre, pero por la volatilidad en el tipo de cambio, esto se compensará de manera importante en el cuarto trimestre porque una parte de sus inversiones están en moneda extranjera.

El sector asegurador nacional es el tercer inversionista institucional del país, abajo de las administradoras de fondos para el retiro y las sociedades de inversión.

Arias recordó que por políticas de inversión, algunas empresas, sobre todo las grandes, tienen una gestión de riesgo de sus reservas y una mayor apertura de determinados instrumentos como pueden ser ETF -fondos de inversión cotizados- o instrumentos de derivados con coberturas o en renta fija, aún muy grande.

El entrevistado mencionó que con la entrada en vigor de la nueva Ley de Instituciones de Seguros y de Fianzas y su circular única, donde se incluye el esquema de Solvencia II, en un periodo de dos a tres años, el perfil de las inversiones irá cambiando, pero, dejó en claro, estará relacionado con la aversión al riesgo.

Dijo que dependiendo del apetito de riesgo de cada compañía, habrá consejos conservadores y otros más abiertos para buscar alternativas de instrumentos de inversión que tengan rentabilidad mayor para las empresas aseguradoras.

[email protected]