El inicio de operaciones de la Bolsa Institucional de Valores (Biva) sigue en suspenso.

Se prevé que su arranque sería hasta la segunda mitad del año. Ello, luego de que la autoridad regulatoria amplió cuatro meses más el plazo para que los sistemas de las casas de Bolsa estén conectados a las de las bolsas de valores.

De acuerdo con las nuevas reglas del mercado, las casas de Bolsa tenían como límite el 23 de marzo para tener lista la conexión a los centros bursátiles.

Con las nuevas fechas, las intermediarias tendrán como límite hasta el próximo 23 de julio para estar conectadas directa o indirectamente a las bolsas de valores.

Durante este tiempo probarán su plataforma tecnológica para garantizar su funcionalidad y conexión con las bolsas de valores, cita la  Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

“Se amplía el plazo para acreditar ante la Comisión Nacional Bancaria y de Valores que (las casas de Bolsa) están en posibilidad de concertar, directa o indirectamente, operaciones con valores negociados en las bolsas”, precisa el documento.

Una fuente informada confirmó que a nivel gremial se pidió a la CNBV una prórroga de “alrededor de 10 semanas” para estar conectadas al nuevo centro bursátil.

El documento de la CNBV estableció que las casas de Bolsa deberán tener listos los contratos de prestación de servicios, así como los manuales del sistema de recepción y asignación de operaciones para el 23 de abril. Directivos de Biva estimaron que iniciarían operaciones a finales de marzo o principios de abril; sin embargo, aún no se fija la nueva fecha para que inicien sus servicios.

“Aún no contamos con una fecha exacta para iniciar operaciones”, confirmó Biva en su cuenta de Twitter.

“Estamos a semanas de comenzar operaciones, esperamos tener buenas noticias con unas primeras emisoras listadas en Biva, adelantó el director general de la institución, Fernando Pérez Saldívar, en una reciente entrevista en el marco del foro de la Asociación Mexicana de Capital Privado. Dijo que ahora están en búsqueda de un administrador de fondos internacional para crear un ETF que replique a su índice insignia —FTSE-Biva— para que los inversionistas puedan invertir en él.

 

[email protected]