FCC tiene una importante cita con sus accionistas en los próximos quince días. Hoy arranca la ampliación de capital por la que la constructora captará 709.52 millones de euros con la puesta en circulación de 118.2 millones de acciones nuevas.

Los inversionistas podrán canjear 11 derechos de suscripción preferente por cinco títulos nuevos, tras el pago de una prima de emisión de cinco euros por acción. El folleto recoge que el precio de emisión del aumento de capital será de 6 euros por acción.

Los accionistas recibieron al cierre de la sesión de ayer un derecho de suscripción preferente por cada título que tengan en posesión. El valor teórico del derecho será de 0.17 euros, cantidad que se descontará de la cotización de cierre de ayer, por lo que FCC ha comenzado la sesión de hoy en 6.37 euros.

Los derechos cotizarán en mercado hasta el próximo viernes 26 de febrero, fecha en la que finaliza el periodo de suscripción preferente.

En este plazo, los accionistas que deseen títulos adicionales podrán realizar mandatos de suscripción, que se adjudicarán el próximo 3 de enero. Carso se ha comprometido a suscribir las acciones sobrantes en ambos periodos. La compañía ya ha adelantado que el capital obtenido con la ampliación irá destinado a reducir deuda.

La ampliación de capital llega en un momento clave para la cotización de la constructora, pues aunque este año es uno de los valores que menos caen del Ibex, en 2015 encajó un castigo del 40%. Ayer bajó el 3.18% hasta 6.54 euros.

Silvia Merino, de Gesconsult, reconoce que no incluyen a FCC en los fondos de la firma, por lo que aconseja no acudir a la operación. Merino explica que ve fuertes riesgos políticos ante la posible remunicipalización de los servicios públicos. La experta añade que la evolución del negocio de construcción en España es clave para FCC, pero "el escenario actual no apoya la recuperación de este sector".

OPA de Carlos Slim

Por último, Carlos Slim podría lanzar una OPA sobre FCC tras la ampliación. Merino preferiría ver cómo queda la estructura accionarial y el enfoque estratégico antes de entrar en el valor.

Antonio Pausa, de Intermoney, admite que el riesgo a la baja de FCC en Bolsa está acotado, siempre y cuando no haya sorpresas en el mercado. Aconseja acudir a la ampliación a aquellos inversores con visión positiva y con un horizonte de medio plazo.

"Aún no sabemos a qué precio se produciría una opa por parte de Carlos Slim ni tampoco el nuevo plan estratégico. Rafael Fernández de Heredia, de Beka Finance, desvela que tiene una opinión positiva sobre el valor y sobre la ampliación, ya que la operación permitirá a la compañía "reforzar su estructura financiera con la amortización del tramo B de la deuda, que en definitiva era uno de los problemas de la constructora".

fondos@eleconomista.com.mx