A medida que caen las reservas internacionales de Argentina, una megadevaluación parece inevitable, nuevamente, escribió el diario económico The Wall Street Journal.

Advirtió que Argentina no ha aprendido de su pasado y sigue cometiendo el mismo error una y otra y otra vez.

Según Mary Anastasia O’Grady, autora del artículo de The Wall Stret Journal, devaluar la moneda es el camino menos doloroso cuando un gobierno no es capaz de cumplir con sus obligaciones. Sin embargo, sus efectos sobre la población son brutales, pues reduce el poder adquisitivo del país. Los salarios reales y el valor real de los ahorros de las personas comunes y corrientes disminuyen de un día para otro.

Lo peor, refiere, es cuando devaluar se vuelve un hábito. Argentina ha devaluado su moneda infinidad de veces en sus 200 años de historia como país libre.

The Wall Street Journal describe la situación como patológica , como una adicción. De hecho, la más reciente (que no será la última) devaluación del peso argentino se produjo el viernes 24 de enero, cuando las autoridades de ese país sudamericano anunciaron que comprar un dólar del banco central costaría 8 pesos, en lugar de 6.9. La relación en el 2006 era de 3 pesos por dólar. La cotización en el mercado negro es de más de 12 pesos.

Recuerda que en 1827, el peso se devaluó en 33.2% y perdió otro 68% en 1829. Hubo otra devaluación de 34% en 1838, de 65,5% en 1839, de 95%, en 1845 y de 40%, en 1851. Para no hacer el cuento largo, hubo crisis cambiarias en 1938, 1948, 1949, 1951, 1954, 1955, 1958, 1962, 1964 y 1967. En 1971 hubo una nueva crisis, cuando el peso fue devaluado en 116.8% y la inestabilidad económica en Argentina se agravó después de 1974, pues la inflación ascendió a 444% en 1976. Esta recurrencia de las crisis tuvo un impacto negativo en el crecimiento: el ingreso per cápita cayó a una tasa anualizada de 1.7% entre 1975 y 1985.

Para 1985, la inflación llegaba a 672%. Entre 1981 y 1991, la tasa de devaluación del peso promedió un asombroso 1,346 por ciento.

valores@eleconomista.mx