El ministro de Hidrocarburos de Ecuador dijo el lunes que Rusia y Arabia Saudita quieren proponer un aumento de 1.5 millones de barriles de petróleo por día (bpd) en la producción de la OPEP y naciones aliadas.

El ministro Carlos Pérez sostuvo a su llegada a Viena, para una reunión clave de la OPEP, que esa es la única propuesta que se está considerando actualmente, y que el eventual incremento tomaría como referencia la cuota de bombeo que las naciones miembro y aliados como Rusia establecieron como parte de un compromiso.

Por su parte, el ministro de Energía de Emiratos Árabes Unidos, Suhail al Mazrouei, dijo el lunes que el mercado de petróleo se está acercando al reequilibrio, de acuerdo con una declaración enviada por su ministerio.

Mazrouei, que ocupa la presidencia de la OPEP en el 2018, también dijo que reconoció las preocupaciones expresadas por algunos países con respecto a la posible escasez en el mercado mundial del petróleo.

“Mirando hacia delante sigo siendo optimista de que cumpliremos nuestro objetivo de ofrecer estabilidad sostenible en el mercado petrolero, que tiene como objetivo servir a los intereses de largo plazo de productores, consumidores y la economía mundial”, dijo.

“El progreso significativo que hemos logrado sólo se mantendrá si nuestra cooperación se institucionaliza de alguna manera, modo o forma”, agregó.

Mazrouei dijo que la OPEP discutirá y acordará sus planes para el resto del 2018 y más adelante cuando el grupo se reúna el viernes en Viena.

Mercado ajustado

Goldman Sachs dijo el lunes que prevé un mercado del crudo ajustado por más tiempo, debido al sólido crecimiento de la demanda y a la posibilidad de mayores interrupciones de suministros que podrían contrarrestar una eventual decisión de la OPEP de incrementar su producción.

“Nuestra evaluación actualizada de suministro y demanda continúa apuntando a más declives en los inventarios y precios más altos del petróleo en el segundo semestre del 2018”, dijo el banco, que reiteró su estimación de que el precio del Brent alcanzará un máximo de 82.50 dólares por barril en el verano boreal y 75 dólares hacia finales del presente año.

“Sin embargo, continuamos viendo riesgos alcistas en nuestra previsión, incluso si las preocupaciones sobre la demanda y un alza de la producción de la OPEP afectan los precios en el corto plazo”, destacó.

Los precios del crudo extendían el lunes las pérdidas de la semana pasada, en parte por la expectativa de que los principales productores mundiales, Arabia Saudita y Rusia, incrementen los suministros después de acordar junto a la OPEP un recorte del bombeo desde comienzos del 2017.

Los actuales precios en el mercado sugieren que la reunión podría tener un impacto al alza en los precios del crudo, de acuerdo con Goldman Sachs.

El banco estadounidense de inversión refirió que espera que la OPEP y Rusia determinen un aumento de 1 millón de bpd en su producción conjunta que se concretará hacia fines de año, y un alza adicional de 500,000 bpd para el primer semestre del 2019, aunque estos incrementos podrían verse contrarrestados por interrupciones de suministros de Irán y Venezuela.

Crudo sube antes de la reunión del próximo fin de semana

Los precios del petróleo subieron el lunes en una sesión volátil porque los participantes en el mercado bajaron sus expectativas sobre cuánto podría aumentar la producción de la OPEP, además los inversionistas evaluaban el impacto de una disputa comercial entre los Estados Unidos y China.

Los precios del crudo ligero estadounidense West Texas Intermediate (WTI) subieron 79 centavos a 65.85 dólares por barril, tras tocar un mínimo de dos meses de 63.59 dólares.

El petróleo Brent, en tanto, ganó 1.90 dólares a 75.34 dólares el barril. El diferencial entre los dos barriles de referencia aumentó a 9.75 dólares.

China impuso aranceles a la importación de varios productos estadounidenses el viernes y sugirió que planeaba gravámenes al crudo.

La medida podría dejar un mayor volumen de petróleo estadounidense sin un comprador, dijeron operadores. Si bien el producto finalmente se enviará a otro lugar, la ausencia de China podría reducir el precio, agregaron.

La OPEP y sus socios se reunirán en Viena el 22 de junio para decidir su política de producción. Tanto Rusia como Arabia Saudita están presionando por elevar los suministros.

El referencial del mar del Norte alcanzó en mayo un máximo de tres años y medio, por encima del umbral de 80 dólares el barril, pero desde entonces ha retrocedido por los reportes de que los mayores exportadores mundiales, Arabia Saudita y Rusia, incrementarán su producción.

Las interrupciones de suministro en Venezuela y Libia también apoyaron al mercado, dijo Gene McGillian, director de Investigación de Mercado de Tradition Energy.

La mezcla mexicana de exportación cayó 98 centavos de dólar para ofertarse en 63.36 dólares por barril.

Gasolina repunta

La gasolina en Estados Unidos comenzó la semana con un aumento de 1.55% para venderse en promedio en 2.054 dólares el galón. (Reuters)