Arabia Saudita reducirá sus exportaciones petroleras en marzo pese a una menor necesidad doméstica de crudo, mientras el líder de la OPEP busca eliminar totalmente el exceso global de crudo y combate los temores sobre un nuevo ciclo de debilidad en los precios.

El Ministerio de Energía saudita dijo que la producción de la compañía petrolera estatal Aramco en marzo será 100,000 barriles por día (bpd) menos que el nivel de febrero.

Las exportaciones de crudo se mantendrán por debajo de 7 millones de bpd en marzo, pese a un cierre por mantenimiento de la refinería SAMREF de 400,000 bpd, refirió el Ministerio.

“Arabia Saudita continúa enfocada en disminuir el exceso de los inventarios petroleros”, dijo un portavoz del Ministerio en un comunicado.

“La volatilidad del mercado es una preocupación común para productores y consumidores y el reino está comprometido con mitigar esta volatilidad y moderar sus impactos negativos cumpliendo responsablemente con sus compromisos” bajo el acuerdo liderado por la OPEP, agregó.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo está reduciendo la producción en 1.8 millones de barriles por día hasta fines del 2018 como parte de un acuerdo con Rusia y otros países no integrantes del grupo para terminar con un exceso de suministros.

volatilidad

El recorte de la OPEP ha impulsado los precios del petróleo, que en enero alcanzaron los 71 dólares por barril por primera vez desde el 2014. Pero desde entonces el crudo ha caído y tocó esta semana un mínimo del 2018 de 61.76 dólares, presionado por un alza de la producción en Estados Unidos y pronósticos de que el exceso de suministros podría persistir.

El ministro de Energía de Arabia Saudita, Khalid al-Falih, fue optimista incluso después de la caída de los precios del hidrocarburo y el miércoles dijo que estaba confiado en que la cooperación entre la OPEP y sus aliados de fuera del grupo continuará estabilizando el mercado.

Petróleo repunta; WTI regresa a US60

Los precios del petróleo repuntaron el miércoles tras anotar pérdidas más temprano, luego de que un reporte mostró que los inventarios de crudo en Estados Unidos subieron menos que lo esperado y de que el ministro de Energía de Arabia Saudita dijo que los principales productores preferirían un mercado más ajustado.

Los mercados también se beneficiaron de la debilidad del dólar, que cayó 0.7% pese a que se conocieron cifras de inflación en Estados Unidos mayores que lo esperado.

El petróleo tiende a operar inversamente al dólar y últimamente ha cotizado en línea con las acciones.

“Los fundamentales de la demanda en el reporte fueron sólidos”, dijo Richard Hastings, estratega de Seaport Global Securities en Charlotte, Carolina del Norte. “Al mismo tiempo, tienes un dólar algo más débil hoy por la inflación y eso podría ser una parte de la reacción en los precios”, agregó.

Los futuros del crudo Brent subieron 1.64 dólares, o 2.6%, a 64.36 dólares por barril, mientras que los futuros del petróleo West Texas Intermediate ganaron 1.41 dólares, o 2.4%, a 60.60 dólares por barril.

Los inventarios de crudo en Estados Unidos subieron en 1.8 millones de barriles la semana pasada, mostraron datos de la Administración de Información de Energía (EIA); la expectativa era de un alza de 2.8 millones.

El mercado se recuperó después de que el ministro de Energía de Arabia Saudita, Khalid al-Falih, dijo que para la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) era mejor dejar al mercado levemente bajo en suministros en vez de poner fin demasiado pronto a un acuerdo de reducción del bombeo.

La OPEP y otros productores, incluida Rusia, han limitado su bombeo de crudo desde enero del 2017 para reducir los inventarios, en un acuerdo que se extiende hasta fin de año.

“Los comentarios de Al Falih son por mucho lo más significativo”, dijo Michael Wittner, director gerente y jefe de investigación global de petróleo en Société Générale. “Estas declaraciones dicen que no quieren al Brent bajo los 60 dólares”, agregó.